sábado, 3 de junio de 2017

Los sábados con la Virgen María. Si miro aquí no miro allí


Feliz sábado pequeñ@s escudos,

Ya sabéis que el sábado tenemos un recuerdo especial para nuestra madre, la Virgen María. También sabéis que para ella lo más importante es su hijo Jesús y como madre suya y madre nuestra su mayor deseo es que le amemos sobre todas las cosas. Hoy vamos a meditar acerca de esto ya que es muy importante.

La Virgen María debe de estar muy triste de ver que muchas veces perdemos el tiempo en entretenimientos que no son nada provechosos para nuestra vida espiritual es decir para nuestra alma o corazón. No nos acordamos de Dios porque tenemos demasiadas cosas en nuestra cabeza, cosas que no son importantes o cosas que el demonio (o enemigo de nuestras almas) nos presenta como buenas pero que, en realidad, nos alejan de Dios. Recordad siempre que a él lo único que le interesa es que nos alejemos de Dios y lo olvidemos, esto es terrible. Esto es una tentación ¿os acordáis? una trampa de nuestro enemigo para alejarnos de Dios.

Ya hemos visto en alguna ocasión alguna de estas terribles tentaciones, hoy vamos a ver otra con un ejemplo muy sencillo: 

El demonio nos dice que mirar la televisión es mejor que mirar el cielo ¿por qué? porque cuando vemos la televisión sin control, viendo programas malos que nos transmiten maldades, perdemos los valores que el Espíritu Santo y nuestra familia nos enseñan. Cuando jugamos al ordenador con juegos nada educativos o estamos atendiendo al teléfono en todo tiempo tampoco pensamos en Dios ¿comprendéis?.



Sin embargo cuando miramos al cielo podemos comprender que existe Dios, el Creador del cielo y de la tierra. El mundo es una creación de Dios y si pensamos acerca de ello vivimos teniendo a Dios más presente en nuestra vida y le amamos más.

Podemos resumir esto con la frase:

Si miro aquí (tablet, ordenador, teléfono...) no miro allí (cielo)

Vamos pues a hacer feliz a nuestra madre, la Santísima Virgen María. Vamos a pedirle a nuestros padre o a nuestros abuelos que nos lleven a contemplar el cielo por la noche a algún lugar apartado donde podamos ver la maravillosa creación, el cielo lleno de estrellas y la luna mientras escuchamos el sonido de la naturaleza, entonces podremos comprender que nuestro destino es ir allí junto a María y Jesús, en compañía de todos santos y los ángeles.


Muchas gracias

No hay comentarios:

Publicar un comentario