martes, 13 de junio de 2017

Libros. San Antonio de Padua

13 de junio. San Antonio de Padua


Editorial Monte Carmelo
Por los caminos del Evangelio
Colección Gente menuda
ISBN: 978-84-7239-462-9

Querid@s niñ@s,

Hoy es 13 de junio y la Iglesia celebra la solemnidad de san Antonio de Padua, religioso capuchino.

Vamos a aprovechar la ocasión para retomar nuestra sección de libros y conocer la vida de otro santo para pedir a algún familiar que nos regale este precioso libro (es un libro precioso y muy económico). En él vamos a aprender mucho acerca de este religioso cuya intensa vida entregada por su amor a Cristo predicando el Evangelio es digna de conocer.

San Antonio de Padua fue un fraile franciscano que vivió hace varios siglos, fue canonizado hace ya muchos años y nombrado Doctor de la Iglesia. Hoy en día es un santo muy popular en todo el mundo y a él acuden muchas personas en oración para pedir su ayuda en sus muchas necesidades.

Una frase muy preciosa suya es esta: "El gran peligro del cristiano es predicar y no practicar, creer pero no vivir de acuerdo con lo que se cree"

Esto es una gran verdad, podemos entender la frase con unos sencillos ejemplos:

Si decimos que amamos a Dios y no ayudamos a otras personas que nos necesitan, pudiendo hacerlo, o hacemos cosas malas no estamos amando a Dios...

Si creemos que Dios existe y se lo decimos a nuestros amigos que no le conocen pero no vamos a misa ni a visitarle ni hablamos con Él...¿nuestros amigos nos creerán?


Vamos pues a dar siempre un buen ejemplo, porque nuestro testimonio como cristianos y como escudos de Santa María es muy necesario e importante para nuestros amigos que no conocen a Dios. Debemos pensar siempre que nosotros tenemos que ser como una lámpara para aquellos que no tienen luz en su vida, es decir, que viendo nuestro buen comportamiento y estando en nuestra compañía se paren a pensar y se animen a conocer a Dios.

Así nos lo dijo Jesús:

"Todos conocerán que sois discípulos míos en una cosa: en que os tenéis amor los unos a los otros" (Jn 13, 35)




Nuestra madre, la Virgen María, estará muy contenta de ver que nosotros también somos predicadores y podemos ser santos, como san Antonio de Padua, pero predicadores con nuestras buenas obras. 


¡Un fuerte abrazo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario