Obra de misericordia espiritual. Ofrecimiento del dolor por los pastores de la Iglesia

Obra de misericordia espiritual. Ofrecimiento del dolor por los pastores de la Iglesia

martes, 13 de junio de 2017

Libros. San Antonio de Padua

13 de junio. San Antonio de Padua


Editorial Monte Carmelo
Por los caminos del Evangelio
Colección Gente menuda
ISBN: 978-84-7239-462-9

Querid@s niñ@s,

Hoy es 13 de junio y la Iglesia celebra la solemnidad de san Antonio de Padua, religioso capuchino.

Vamos a aprovechar la ocasión para retomar nuestra sección de libros y conocer la vida de otro santo para pedir a algún familiar que nos regale este precioso libro (es un libro precioso y muy económico). En él vamos a aprender mucho acerca de este religioso cuya intensa vida entregada por su amor a Cristo predicando el Evangelio es digna de conocer.

San Antonio de Padua fue un fraile franciscano que vivió hace varios siglos, fue canonizado hace ya muchos años y nombrado Doctor de la Iglesia. Hoy en día es un santo muy popular en todo el mundo y a él acuden muchas personas en oración para pedir su ayuda en sus muchas necesidades.

Una frase muy preciosa suya es esta: "El gran peligro del cristiano es predicar y no practicar, creer pero no vivir de acuerdo con lo que se cree"

Esto es una gran verdad, podemos entender la frase con unos sencillos ejemplos:

Si decimos que amamos a Dios y no ayudamos a otras personas que nos necesitan, pudiendo hacerlo, o hacemos cosas malas no estamos amando a Dios...

Si creemos que Dios existe y se lo decimos a nuestros amigos que no le conocen pero no vamos a misa ni a visitarle ni hablamos con Él...¿nuestros amigos nos creerán?


Vamos pues a dar siempre un buen ejemplo, porque nuestro testimonio como cristianos y como escudos de Santa María es muy necesario e importante para nuestros amigos que no conocen a Dios. Debemos pensar siempre que nosotros tenemos que ser como una lámpara para aquellos que no tienen luz en su vida, es decir, que viendo nuestro buen comportamiento y estando en nuestra compañía se paren a pensar y se animen a conocer a Dios.

Así nos lo dijo Jesús:

"Todos conocerán que sois discípulos míos en una cosa: en que os tenéis amor los unos a los otros" (Jn 13, 35)




Nuestra madre, la Virgen María, estará muy contenta de ver que nosotros también somos predicadores y podemos ser santos, como san Antonio de Padua, pero predicadores con nuestras buenas obras. 


¡Un fuerte abrazo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario