Obra de misericordia espiritual. Ofrecimiento del dolor por los pastores de la Iglesia

Obra de misericordia espiritual. Ofrecimiento del dolor por los pastores de la Iglesia

miércoles, 28 de junio de 2017

Familia escudo en Valladolid


Muchas gracias a la familia de María que nos ha hecho llegar esta preciosa fotografía. Esta preciosa familia escudo compuesta por cinco personas pertenece a la diócesis de Valladolid (España).

¡Que Dios os bendiga!


Enseñemos a nuestros hijos a orar


Pensamientos. Madre Teresa de Calcuta


La peor de las enfermedades hoy día no es la lepra ni la tuberculosis sino el sentimiento de verse indeseados, de no ser amados, de sentirse abandonados de todos.

Madre Teresa de Calcuta

Oración para ofrecer la comunión por los sacerdotes


Padre Celestial, para mayor gloria de tu Santo Nombre, te ofrecemos al Verbo Encarnado que acabamos de recibir en el Sacramento de su Amor, y en quien tienes todas tus complacencias. Nos ofrecemos en su unión por manos de María Inmaculada, por la santificación y multiplicación de tus sacerdotes.

Derrama en ellos tu Divino Espíritu, enciéndelos en amor a la Cruz y haz muy fecundo su apostolado. Amén.

lunes, 26 de junio de 2017

Consolemos el Sagrado Corazón de Jesús

Querid@s pequeñ@s escudos,

Ya hemos vistos en varias ocasiones que podemos consolar el Sagrado Corazón de Jesús ayudando a nuestros sacerdotes.

¿Cómo podemos ayudar? 


Colaborando en la recogida de alimentos, ropa, mercadillos solidarios, etc.




Señor, te pido por tus sacerdotes

Señor, te pido por tus sacerdotes



Que cuando, día a día, te traigan el Pan convertido en tu cuerpo, ello no les vuelva rutina, sino diario milagro.

Que su trato con las almas sea siempre para dejar en ellas el amor y el valor que Tú nos entregas.

Que el espíritu viviente en carne y hueso, sean como Tú, profundamente humanos y perfectamente divinos...

Que cuando el desánimo y la debilidad los agobien en el camino de su vida, estés Tú, como Cireneo para llevarles la Cruz y volvérselas en gozo.

¡Y que nunca falte quien ore sin cansarse por ellos!

Amén

Fuente: www.la-oracion.com - P. Evaristo Sada, L.C.

El sacerdote: La llamada "¡Ven y sígueme!"

domingo, 25 de junio de 2017

Oración por las vocaciones. JMOV 2000

  
Virgen María, humilde hija del Altísimo,
en ti se ha cumplido de modo admirable
el misterio de la divina llamada.

  Tú eres la imagen de lo que Dios cumple
en quien a Él se confía;
en ti la libertad del Creador
ha exaltado la libertad de la criatura.

  Aquel que es nacido en tu seno
ha reunido en un solo querer la libertad salvífica de Dios
y la adhesión obediente del hombre.

  Gracias a Ti, la llamada de Dios
se salda definitivamente con la respuesta del hombre-Dios.
Tú, primicia de una vida nueva,
protégenos a todos nosotros en el "SI" generoso del gozo y del amor.

  Santa María, Madre de cada llamado,
haz que los creyentes tengan la fuerza
de responder con ánimo generoso al llamamiento divino
y sean alegres testimonios del amor hacia Dios
y hacia el prójimo.

  Joven hija de Sión, Estrella de la mañana,
que guías los pasos de la humanidad
a través del Gran Jubileo hacia el porvenir,
orienta a la juventud del nuevo Milenio
hacia Aquel que es "la luz verdadera que ilumina a todo hombre". (Jn 1,9) ¡Amén!

El sacerdote: Mi esposa, la Iglesia

sábado, 24 de junio de 2017

Los sábados con la Virgen María. Consagración al Inmaculado Corazón de María

Consagración al Inmaculado Corazón de María


  Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra, a tu Inmaculado Corazón consagro a mí mismo enteramente con todo lo que soy y lo que poseo.
  Acógeme bajo tu maternal protección, defiéndeme en los peligros, ayúdame a superar las tentaciones que quieren llevarme al mal y preserva la pureza de mi cuerpo y de mi alma.
  Que tu inmaculado Corazón sea mi refugio y el camino que me conduzca a Dios.
  Obtenme la gracia de rezar y sacrificarme por amor a Jesús por la conversión de los pecadores y en reparación de las ofensas cometidas contra Tu Inmaculado Corazón.
  Por ti y por la unión con el Corazón de tu Divino Hijo, deseo vivir para la Santísima Trinidad en la cual creo, a la cual adoro, en la cual espero y a la cual amo. Amén.

Fátima, 8 de diciembre de 1986
Alberto. Obispo de Leiria-Fátima

viernes, 23 de junio de 2017

Oración por los sacerdotes


Señor Jesús, Pastor Supremo del rebaño,
te rogamos que por el inmenso amor y misericordia
de Tu Sagrado Corazón,
atiendas todas las necesidades de tus sacerdotes.

Te pedimos que retomes en Tu Corazón
Todos aquellos sacerdotes que se han alejado de tu camino,
que enciendas de nuevo el deseo de santidad
en los corazones de aquellos sacerdotes
que han caído en la tibieza,
y que continúes otorgando a tus sacerdotes fervientes
el deseo de una mayor santidad.

Unidos a tu Corazón y el Corazón de María,
te pedimos que envíes esta petición a Tu Padre celestial
en la unidad del Espíritu Santo.
Amén.

Pensamientos. Juan XXIII


Cor Iesu: Un Abismo de Bondad

jueves, 22 de junio de 2017

Oración. Padre Nuestro



Oración. Campaña del enfermo 2017

Dios Padre, amigo de la vida,
que estás presente en todo el universo
y en la más pequeña de tus criaturas,
derrama en nosotros la fuerza de tu amor.

Dios de los pobres,
ayúdanos a rescatar y cuidar
a los abandonados y olvidados de esta tierra
que tanto valen a tus ojos.

Sana nuestras vidas,
para que sembremos hermosura
y no contaminación y destrucción.

Toca nuestros corazones
y enséñanos a descubrir el valor
de cada persona y de cada cosa,
porque todos somos custodios
de la salud de nuestros hermanos
y de la salud del mundo.

Amén

Conferencia Episcopal Española

Oración de petición por los sacerdotes


Padre Nuestro que estás en el Cielo

Para que Tu Nombre sea santificado. 
Señor, danos santos sacerdotes.

Para que Tu Reino venga a nosotros. 
Señor danos santos sacerdotes.

Para que nos comuniquen el pan de la Palabra y de la Eucaristía. 
Señor, danos santos sacerdotes.

Para que en Tu Nombre perdonen nuestras ofensas. 
Señor, danos santos sacerdotes.

Para que nos enseñen a perdonar a los demás. 
Señor, danos santos sacerdotes.

Para que nos auxilien en nuestra lucha contra las tentaciones. 
Señor, danos santos sacerdotes.

Para que en el momento de nuestra muerte nos ayuden a vernos libres del mal. 
Señor, danos sacerdotes según tu corazón.

Amén

miércoles, 21 de junio de 2017

Oración a la Virgen por las Vocaciones



Señora de la vocación, sembradora de vocaciones, medianera de la gracia de la vocación, modelo perfecto vocacional, alcánzame la gracia de conocer bien mi propia vocación, de descubrir toda su grandeza y hermosura, y de valorar el don divino de ser llamado.

Ayúdame a conseguir ese vacío interior de mi mismo con la entera disponibilidad requerida para seguir la vocación, como tú la tuviste.

Señora y Madre de la vocación; Tú, que cuidas el desarrollo del Cuerpo de tu Hijo, que es la Iglesia, sé sembradora de vocaciones: despierta en las almas juveniles la fervorosa acogida a la divina llamada, y acompaña el desarrollo de toda vocación con tu cálida protección maternal, para gozo de la Santa Iglesia y de tu Hijo, Jesús. Amén.

El sacerdote: Hijo de María

martes, 20 de junio de 2017

Alaba, alma mía, al Señor. Salmo 145



Alabaré al Señor mientras viva,
tañeré para mi Dios mientras exista.

Dichoso a quien auxilia el Dios de Jacob,
el que espera en el Señor su Dios,
que hizo el cielo y la tierra, 
el mar y cuanto hay en él;
que mantiene su fidelidad perpetuamente.

Que hace justicia a los oprimidos,
que da pan a los hambrientos;
el Señor liberta a los cautivos.

El Señor abre los ojos al ciego,
el Señor endereza a los que ya se doblan;
el Señor ama a los justos,
el Señor guarda a los peregrinos.

Un mandamiento nuevo os doy


Aleluya, Aleluya
Un mandamiento nuevo os doy, dice el Señor, que os améis los unos a los otros, como yo os he amado. 
Aleluya

lunes, 19 de junio de 2017

Oración por las vocaciones. Día del Seminario


Señor Jesucristo,
Tú llamaste a los Apóstoles
para que estuvieran contigo.
Los fuiste formando con tu palabra y ejemplo
y les comunicaste el Espíritu Santo
para que anunciaran el Evangelio.
Te pedimos que sigas enviando
pastores a tu Iglesia.
Para que los llamados al sacerdocio
revivan la experiencia formativa
de los Apóstoles,
que todos los cristianos trabajemos
por las vocaciones
y que sintamos y apoyemos al Seminario
como el corazón de la Diócesis.
Tú que vives y reinas,
por los siglos de los siglos. Amén.

Campaña de oración por los Sacerdotes: Padre Eduardo Álvarez S.I.

sábado, 17 de junio de 2017

Tu Padre, que ve en lo secreto, te lo pagará


La escuela de los pequeños escudos. La reparación


Buenos días Pequeñ@s escudos,

Hoy sábado vamos a recordar una asignatura que ya aprendimos hace unos meses, la reparación.

Normalmente por reparación entendemos arreglar algo roto. Por ejemplo: si nuestra bicicleta se rompe la reparamos. 

En otras ocasiones reparar tiene un significado un poco distinto. No siempre se reparan objetos o cosas: relojes, juguetes, el coche... A veces el daño se le hace a las personas por ejemplo faltándoles al respeto o burlándose de ellas. Esto es muy triste y, desde luego, es un pecado que ofende a Dios

Ejemplo: Un compañero de clase me dice "te odio" y me hace llorar. Yo puedo decirle a él lo mismo pero entonces sería como él y yo soy hijo de Dios (y además pequeñ@ escudo) y no lo debo hacer. Por lo tanto, en lugar de decirle yo también "te odio"  le digo o pienso en mi interior "te perdono". Haciendo esto seré mejor persona y cumpliré el mandamiento del amor que es amar al prójimo.

Al mal se le vence con el bien. Si alguien me hace mal y yo devuelvo mal entonces el mal no sólo sigue presente sino que crece. Si me hacen mal y devuelvo a cambio bien el mal sólo está en la otra persona. Pero si la otra persona se arrepiente y pide perdón, el mal desaparecerá del todo.

Desgraciadamente hay personas que no aman a Dios o a nuestra madre, la Santísima Virgen María y les ofenden, lo cual es especialmente triste porque son todo bondad y amor y nos aman infinitamente.

Todos sus hijos podemos (además de rezar por estas personas para que se arrepientan) tratar de reparar las ofensas que reciben. En este caso la reparación significa pedir perdón y devolver amor. Se trata de compensar, de alguna manera, las ofensas que reciben.

Podemos hacer muchas cosas para reparar las ofensas que recibe nuestra Santa Madre pero hoy vamos a recitarle esta poesía:

Un pañuelo quiero ser
para tus lágrimas recoger.

Daño te quieren hacer
pero amor te voy a devolver.

Yo puedo reparar
y un sacerdote adoptar.

Para tus lágrimas convertir
en un bello sonreir.

Vamos a decirle muchas veces "Te quiero" y orar mucho por sus hijos sacerdotes para hacerle muy feliz.



viernes, 16 de junio de 2017

Oración Protección de María


Querida y tierna Madre mía, María,
ampárame; cuida de mi inteligencia,
de mi corazón, de mis sentidos, 
para que nunca cometa el pecado.
Santifica mis pensamientos, afectos,
palabras y acciones, para que pueda 
agradarte a ti y a tu Jesús y Dios mío,
y contigo entre al Paraíso.
Jesús y María, denme su santa
bendición: En el nombre del Padre,
y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén


Agradecemos la aportación al P. Evaristo Sada, L.C.
Fuente: www.la-oracion.com 

Diario de Santa Faustina (1572) Mi Corazón está lleno de misericordia




"...En esa hora, las tres, procura rezar el Via Crucis..., y si no puedes..., por lo menos entra un momento en la capilla y adora en el Santísimo Sacramento a Mi Corazón que está lleno de misericordia. Y si no puedes entrar en la capilla, sumérgete en oración allí donde estés, aunque sea por un brevísimo instante"
Diario de Santa Faustina (1572)

miércoles, 14 de junio de 2017

Oración de un enfermo


¡Oh Dios!, de mi debilidad y mi
fortaleza, de mi tristeza y de mi alegría,
de mi soledad y compañía, de mi
incertidumbre y esperanza.

En la noche de mi enfermedad
me pongo en tus manos de Padre:
Alumbra esta oscuridad con un rayo de
tu Luz, abre una rendija a mi esperanza,
llena con tu Presencia mi soledad.

Señor, que el sufrimiento no me aplaste,
para que también ahora sienta el alivio
de tu Amor y sea agradecido a la 
generosidad de cuantos sufren conmigo.

Amén

Concurso. Dibuja al Papa Francisco


Cor Iesu: Jamás se cierra a nadie

martes, 13 de junio de 2017

Libros. San Antonio de Padua

13 de junio. San Antonio de Padua


Editorial Monte Carmelo
Por los caminos del Evangelio
Colección Gente menuda
ISBN: 978-84-7239-462-9

Querid@s niñ@s,

Hoy es 13 de junio y la Iglesia celebra la solemnidad de san Antonio de Padua, religioso capuchino.

Vamos a aprovechar la ocasión para retomar nuestra sección de libros y conocer la vida de otro santo para pedir a algún familiar que nos regale este precioso libro (es un libro precioso y muy económico). En él vamos a aprender mucho acerca de este religioso cuya intensa vida entregada por su amor a Cristo predicando el Evangelio es digna de conocer.

San Antonio de Padua fue un fraile franciscano que vivió hace varios siglos, fue canonizado hace ya muchos años y nombrado Doctor de la Iglesia. Hoy en día es un santo muy popular en todo el mundo y a él acuden muchas personas en oración para pedir su ayuda en sus muchas necesidades.

Una frase muy preciosa suya es esta: "El gran peligro del cristiano es predicar y no practicar, creer pero no vivir de acuerdo con lo que se cree"

Esto es una gran verdad, podemos entender la frase con unos sencillos ejemplos:

Si decimos que amamos a Dios y no ayudamos a otras personas que nos necesitan, pudiendo hacerlo, o hacemos cosas malas no estamos amando a Dios...

Si creemos que Dios existe y se lo decimos a nuestros amigos que no le conocen pero no vamos a misa ni a visitarle ni hablamos con Él...¿nuestros amigos nos creerán?


Vamos pues a dar siempre un buen ejemplo, porque nuestro testimonio como cristianos y como escudos de Santa María es muy necesario e importante para nuestros amigos que no conocen a Dios. Debemos pensar siempre que nosotros tenemos que ser como una lámpara para aquellos que no tienen luz en su vida, es decir, que viendo nuestro buen comportamiento y estando en nuestra compañía se paren a pensar y se animen a conocer a Dios.

Así nos lo dijo Jesús:

"Todos conocerán que sois discípulos míos en una cosa: en que os tenéis amor los unos a los otros" (Jn 13, 35)




Nuestra madre, la Virgen María, estará muy contenta de ver que nosotros también somos predicadores y podemos ser santos, como san Antonio de Padua, pero predicadores con nuestras buenas obras. 


¡Un fuerte abrazo!

lunes, 12 de junio de 2017

Pensamientos. P. Vasco Pinto de Magalhães, SJ



"¡Qué suerte tienen los perros de tener dueño...!". Esta terrible frase la decía una mendiga que llevaba una vida sumamente triste y lamentable. No había conocido a sus padres, se veía discriminada por el mero hecho de ser de otro país, y a cada paso intentaban usarla y abusar de ella. Si hay algo que nos da paz y estabilidad es sentir que "pertenecemos" a alguien, a alguna comunidad. Quien no pertenece a nada no es nada.

P. Vaso Pinto de Magalhães, SJ

Servir a Cristo en los pobres

Servir a Cristo en los pobres


Dichosos los misericordiosos -dice la Escritura-, porque ellos alcanzarán misericordia. No es, por cierto, la misericordia una de las últimas bienaventuranzas. Dice el salmo: Dichoso el que cuida del pobre y desvalido. Y de nuevo: Dichoso el que se apiada y presta. Y en otro lugar: El justo a diario se compadece y da prestado. Tratemos de alcanzar la bendición, de merecer que nos llamen dichosos: seamos benignos.
  Que ni siquiera la noche interrumpa tus quehaceres de misericordia. No digas: Vuelve, que mañana te ayudaré. Que nada se interponga entre tu propósito y su realización. Porque las obras de caridad son las únicas que no admiten demora.
  Parte tu pan con el hambriento, hospeda a los pobres sin techo, y no dejes de hacerlo con jovialidad y presteza. Quien reparte la limosna -dice el Apóstol- que lo haga con agrado; pues todo lo que sea prontitud hace que se te doble la gracia del beneficio que has hecho. Porque lo que se lleva a cabo con una disposición de ánimo triste y forzada no merece gratitud ni tiene nobleza. De manera que cuando hacemos el bien, hemos de hacerlo, no tristes, sino con alegría. Si dejas libres a los oprimidos y rompes todos los cepos dice la Escritura; o sea, si procuras alejar de tu prójimo sus sufrimientos, sus pruebas, la incertidumbre de su futuro, toda murmuración contra él, ¿qué piensas que va a ocurrir? Algo grande y admirable. Un espléndido premio. Escucha: Entonces romperá tu luz como la aurora, te abrirá camino la justicia. ¿Y quién no anhela la luz y la justicia?

San Gregorio Nacianceno, Sermón 14

sábado, 10 de junio de 2017

Los sábados con la Virgen María. Te doy mi corazón, Jesús


Buenas tardes Pequeñ@s escudos,

Vamos a ver cómo podemos hacer feliz en este día a nuestra querida Madre, la Santísima Virgen María ¿No sabéis cómo? Es muy fácil, tan sólo hay que amar mucho a Jesús.

A algunos os preocupa el hecho de que no podéis ayudar a otras personas con cosas materiales (porque en casa no hay dinero ni siquiera para comprar comida, por ejemplo) o no sabéis qué hacer, qué ofrecer a Dios para demostrarle vuestro amor...

Sabed que para Él lo único y lo más importante es vuestro amor sincero a Él y al prójimo. ¡Donde hay Caridad, hay Amor! Por lo tanto nada os impide practicar una obra de misericordia hacia los demás y hacer feliz a Jesús


Los Escudos de Santa María y, por lo tanto, l@s pequeñ@s escudos y las familias escudo ayudamos orando, ofreciendo sacrificios y actos de amor por los nuestros sacerdotes. Como bien sabéis y orar por nuestro prójimo es una obra de misericordia espiritual. Por lo tanto, siempre podéis ofrecerle, además de vuestro cariño, vuestra oración por el sacerdote que os ha sido encomendado o vuestro párroco, por ejemplo.

Vamos, pues, a ofrecerle nuestro corazón lleno de amor, que es lo único que le importa y, haciéndolo así, la Virgen María, Madre nuestra y Madre de los sacerdotes estará muy contenta y consolaremos su Inmaculado Corazón.



¡Que Dios os bendiga!

Ofrecimiento de una viuda pobre



"Señor, nada tengo pero te ofrezco mi soledad, pobreza y oración por los sacerdotes y religiosos que se sienten solos y pasan necesidad"

viernes, 9 de junio de 2017

La fuerza de los pobres está en su oración


La justicia divina


No trates de sobornar al Señor, porque no lo aceptará;
no te apoyes en sacrificio injusto,
porque el Señor es juez,
y no tiene en cuenta el prestigio de las personas.
No hace acepción de personas en perjuicio del pobre,
pero escucha la oración del oprimido.
No desdeña la súplica del huérfano,
ni el lamento de la viuda.
Las lágrimas que corren por las mejillas de la viuda
son su clamor contra quien las provocó.
Quien sirve de buena gana, es bien aceptado,
y su plegaria sube hasta las nubes.
La oración del humilde atraviesa las nubes;
hasta que no llega a su término, él no se consuela.
No desiste hasta que el Altísimo le atiende,
hasta que juzga a los justos y les hace justicia.
El Señor no tardará,
ni tendrá paciencia con los impíos,
hasta quebrantar los lomos de los despiadados
y tomar venganza de las naciones,
hasta exterminar a los soberbios
y quebrar el cetro de los injustos,
hasta pagar a cada cual según sus acciones,
las obras de los hombres según sus intenciones,
hasta hacer justicia a su pueblo
y alegrarles con su misericordia.
Buena es la misericordia en tiempo de desgracia,
como nubes de lluvia en tiempo de sequía.

(Si 35, 14-24)