jueves, 30 de marzo de 2017

Pensamientos. San José Benito Cottolengo


En la persona del pobre, debéis ver al mismo Jesucristo, y en los más desgraciados y con más repugnantes males a los más predilectos, pues lo representan más a lo vivo.


San José Benito Cottolengo

Niños adoradores


Hola Jesús,

Como Santo Tomás de Aquino te quiero decir

"Señor: lo único que yo quiero es amarte,
amarte mucho,
y agradarte cada vez más"

¡Ayúdame!

Jueves sacerdotal

Señor Jesús,

Que los pecados de tus hijos no resten credibilidad a la Iglesia,

ayúdanos a convertirnos para que nadie quede excluido de la salvación.

miércoles, 29 de marzo de 2017

Pensamientos. Papa Francisco


Oración a la Virgen María




Te escojo hoy, oh María,
en presencia de toda la corte celestial,
por Madre y Reina mía.
Te entrego y te consagro con toda sumisión y amor
mi cuerpo y mi alma,
mis bienes interiores y exteriores y hasta el valor
de mis buenas acciones pasadas, presentes y futuras,
dejándote entero y pleno derecho de disponer de mí
y de todo cuanto me pertenece, sin excepción,
según tu agrado, para mayor gloria de Dios
en el tiempo y en la eternidad. Amén.

Luis María Grignon de Montfort (1673-1716)

martes, 28 de marzo de 2017

El que acoja a un niño como éste en mi nombre, a mí me acoge



"El que acoja a un niño como éste en mi nombre, a mí me acoge; y el que me acoja a mí, no me acoge a mí, sino a Aquel que me ha enviado." (Mc 9, 37)

Para ir a Dios



Querid@s pequeñ@s escudos,

Os voy a contar algo acerca de Pablo quien bien podría ser un pequeño escudo, es decir, un niño maravilloso. 

Pablo tenía nueve años, había nacido con un problema en las piernas y no podía caminar así que tenía que desplazarse en una silla de ruedas.

Cuando llegó al nuevo colegio sus compañeros, con la sencillez propia de los niños, le ayudaban y le llevaban de un lado a otro del colegio.

En aquel colegio había una hermosa capilla en la que se celebraba misa los jueves para los alumnos de primaria.

Desde su llegada al nuevo colegio Pablo quiso ir  a la capilla a saludar a su amigo Jesús pues le gustaba mucho estar con Él porque le amaba mucho. Mientras algunas personas pensaban entre sí "pobre niño, tan pequeño y postrado en una silla de ruedas..." él era muy feliz. Se sentía especialmente amado por Dios. En su mirada se podía entrever algo muy grande en su interior.

Sus amigos le ayudaban y él se dejaba ayudar porque, aunque él podía manejarse solo con la silla de ruedas, sabía que eso hacía felices a sus amigos.

Aunque sus piernas no podían caminar se podía intuir que Pablo sí podía volar, él volaba hacia el cielo porque Dios lo amaba con ese amor tan grande que le permitía ver en Su Corazón.

Queridos niñ@s, de esta historia debemos aprender que para ir a Dios no hacen falta las piernas pues, aunque es cierto que nuestras piernas nos sirven para ir a Dios cuando le servimos ayudando a los demás, a Dios se va con el corazón.

Señor, envía obreros a tu mies

"Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina cuando se agita el agua" 
(Jn 5,7)


Señor, envía obreros a tu mies

lunes, 27 de marzo de 2017

Oración


SEÑOR, aquí está mi libro de la Biblia,
aquí está mi cuarto tranquilo,
y este rato en silencio.
Y aquí estoy yo.
Abre mis ojos, abre mi espíritu,
abre mi corazón, y háblame.


Fuente: Oraciones para niños

Salmo 94


Venid, aclamemos al Señor,
demos vítores a la Roca que nos salva;
entremos a su presencia dándole gracias,
aclamándolo con cantos.

Porque el Señor es un Dios grande,
soberano de todos los dioses:
tiene en su mano las simas de la tierra,
son suyas las cumbres de los montes.
Suyo es el mar, porque él lo hizo,
la tierra firme que modelaron sus manos.

Venid, postrémonos por tierra,
bendiciendo al Señor, creador nuestro.
Porque él es nuestro Dios,
y nosotros su pueblo,
el rebaño que él guía.

Ojalá escuchéis hoy su voz:
"No endurezcáis el corazón como en Meribá,
como el día de Masá en el desierto:
cuando vuestros padres me pusieron a prueba,
y dudaron de mí, aunque habían visto mis obras".

Durante cuarenta años
aquella generación me repugnó, y dije:
"Es un pueblo de corazón extraviado,
que no reconoce mi camino;
por eso he jurado en mi cólera
que no entrarán en mi descanso".

domingo, 26 de marzo de 2017

Papa Francisco: el pastor que se queda solo tiene siempre a su lado a Dios


Salmo 22. El Buen Pastor




El Buen Pastor

El Señor es mi Pastor, nada me falta:
en verdes praderas me hace recostar;

me conduce hacia fuentes tranquilas
y repara mis fuerzas;
me guía por el sendero justo,
por el honor de su nombre.

Aunque camine por cañadas oscuras,
nada temo, porque tú vas conmigo:
tu vara y tu cayado me sosiegan.

Preparas una mesa ante mí
enfrente de mis enemigos;
me unges la cabeza con perfume,
y mi copa rebosa.

Tu bondad y tu misericordia me acompañan
todos los días de mi vida,
y habitaré en la casa del Señor
por años sin término.

viernes, 24 de marzo de 2017

Meditación: la vocación de orar por los demás. D Ángel Moreno de Buenafuente

La vocación de orar por los demás



¿Inocentes con culpables?


Abrahán se acercó y dijo a Dios: -"¿Es que vas a destruir al inocente con el culpable? Si hay cincuenta inocentes en la ciudad, ¿los destruirás y no perdonarás al lugar por los cincuenta inocentes que hay en él? (...) ¿Y si se encuentran diez?" Contestó el Señor: -"En atención a los diez, no la destruiré." (Gn)

Daré gracias a tu nombre, por tu misericordia y tu lealtad. Cuando te invoqué, me escuchaste (Sal) 

Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá: porque quien pide recibe, quien busca halla, y al que llama se le abre. Si vosotros, pues, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo piden?" (Lc)

La intercesión

Hoy se nos revela la fuerza de la oración. Dios acoge las súplicas y escucha a los que las hacen. Jesús asegura que no quedará sin respuesta la petición que hagamos con fe. Abraham es prototipo de quienes sienten la vocación de orar por los demás. Por el bautismo, todos hemos recibido la llamada y la identidad de ser pueblo sacerdotal que eleva súplicas al Señor por toda la humanidad. Tenemos en nuestras manos el poder de la oración.

En el relato del Génesis, el argumento del patriarca se queda sin fuerza porque le da pudor rebajar a menos de diez el número de justos con los que intenta obtener el perdón de Dios para la ciudad de Sodoma. Nuestro padre en la fe no conocía el argumento paulino. "Si por el delito de uno solo murieron todos, ¡cuánto más la gracia de Dios y el don otorgado por la gracia de un solo hombre, Jesucristo, se han desbordado sobre todos!" (Rm 5,15)

Tenemos a alguien que abogue por nosotros. Jesús, conociendo nuestra naturaleza, se anticipó y puso de nuestra parte al Espíritu Santo. "Nosotros no sabemos cómo pedir para orar como conviene; mas el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables" (Rm 8, 26). Sin emabrgo, esto no nos excusa de pedir de manera insistente.

Tenemos la vocación y la misión de orar por el pueblo. El Papa Francisco, comentando el texto del Génesis, decía que había que ser como los mercaderes que discuten el precio, que había que insistir en la oración, como la cananea. Jesús nos propone el ejemplo del amigo inoportuno. Quizá perdemos muchas gracias porque no las pedimos con insistencia y con fe.

Santa Teresa habla de que la oración es un negocio. "El mejor negociar es callar y hablar con Dios". Así aparece Abraham, en su trato con Dios.

¿Rezas por los demás?


Don Ángel Moreno de Buenafuente. Fuente original: www.la-oracion.com

jueves, 23 de marzo de 2017

Niños adoradores


Pidamos a nuestros sacerdotes que enseñen y animen a nuestros niños a adorar al Señor organizando adoraciones eucarísticas adaptadas para ellos.

Padres, enseñemos, animemos y acompañemos a nuestros hijos a visitar a Jesús Eucaristía.

"Dejad que los niños vengan a mí; y no se impidáis, porque de los que son como éstos es el Reino de los Cielos" (Mt 19,14)

Muchas gracias

Calendario de oración por las vocaciones. Semanas 4 y 5


Estos son los objetivos para los últimos días de este mes de marzo dedicado a San José:

Día 23 jueves


Vamos a rezar tres Padre Nuestros por un religioso o hermano conocido

 Día 24 viernes


Vamos a rezar el Santo Rosario por las vocaciones


 Día 25 sábado

   Vamos a ofrecernos a ayudar a nuestro párroco en alguna actividad parroquial

 Día 26 domingo



Vamos a leer algún capítulo de la vida de algún santo

 Día 27 lunes



Vamos a rezar tres Padre Nuestros por las religiosas que sirven a los pobres y enfermos

 Día 28 martes
 

Vamos a rezar para que las familias sean escuela de oración y semilleros vocacionales


Día 29 miércoles

Vamos a rezar una oración por las vocaciones



Derrama, Señor,
los frutos de tu Espíritu
sobre los hombres,
y fecunda la obra de tus manos
para que alcancen
el mundo nuevo de la justicia,
de amor y de paz,
según los deseos del Padre
que está en los cielos,
y cuyo reino
queremos que venga a nosotros.
Concédenos
vocaciones consagradas a tu Evangelio
que preparen los caminos de tu venida.
Amén.    

 Día 30 jueves


Vamos a visitar a Jesús Sacramentado por los seminaristas de nuestra Diócesis


Día 31 viernes

Vamos a rezar una oración de gracias por el don del Sacerdocio


Gracias, Señor,
por aquellos a los que llamas a servirte como sacerdotes,
encomendándoles el cuidado de su comunidad
y la evangelización de quienes no te conocen.
Gracias por hacerles ministros tuyos
atentos a las necesidades de todos,
con afán de servir y compromiso misionero.

Gracias por quienes, movidos por tu Espíritu,
viven con radicalidad el Evangelio
como religiosos y religiosas.

Gracias por los que, con su oración comunitaria,
interceden sin cesar por toda la humanidad,
y por los que hacen de la actividad caritativa
un testimonio de tu amor y tu misericordia.

Gracias, Señor, por todas las vocaciones,
que, aquí y en los territorios de misión,
son signo de la vitalidad de tu Iglesia.
Que la libertad y entrega de sus vidas
siga mostrándonos que es bueno caminar contigo
para anunciar el Evangelio por toda la tierra.

          
 

miércoles, 22 de marzo de 2017

Oración a la Virgen María




Oh Cristo Dios, Verbo del Padre,
tú has bajado como la lluvia 
sobre el campo de la Virgen y,
como grano de trigo perfecto,
apareciste allí donde ningún sembrador
había sembrado nunca y te hiciste alimento para el mundo...
Proclamamos tu grandeza, Virgen Madre de Dios,
manto que absorbe el rocío celeste,
campo de trigo bendito que satisface el hambre de lo creado.

Alabanza de la Iglesia siro-maronita

martes, 21 de marzo de 2017

El bien de la caridad. San León Magno

El bien de la caridad

Dice el Señor en el evangelio de Juan: La señal por la que conocerán todos que sois discípulos míos será que os amáis unos a otros; y en la Carta del mismo apóstol se puede leer: Queridos, amémonos unos a otros, ya que el amor es de Dios, y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios.
  Que los fieles abran de par en par sus mentes y traten de penetrar, con un examen verídico, los afectos de su razón; si llegan a encontrar alguno de los frutos de la caridad escondido en sus conciencias. no duden de que tienen a Dios consigo, y, a fin de hacerse más capaces de acoger tan excelso huésped, no dejen de multiplicar obras de una misericordia perseverante. Pues, si Dios es amor, la caridad no puede tener fronteras, ya que la Divinidad no admite verse encerrada por ningún término.
  Los presentes días, queridísimos hermanos, son especialmente indicados para ejercitarse en la caridad, por más que no hay tiempo que no sea a propósito para ello; quienes desean celebrar la Pascua del Señor con el cuerpo y el alma santificados deben poner especial empeño en conseguir, sobre todo, esta caridad, porque en ella se halla contenida la suma de todas las virtudes y con ella se cubre la muchedumbre de los pecados.

San León Magno, Sermón 10

¡Quiero ser sacerdote! Rubén Romero


21 de marzo. San Nicolás de Flüe


lunes, 20 de marzo de 2017

Oración a San José por los sacerdotes


Oh glorioso patriarca San José, padre tutelar de Nuestro Señor Jesucristo, en este día te pido por N. __. El igual que tú fue tomado de entre los hombres para servir a Dios. Ayúdale a imitar tu gran fe, tu castidad perfecta, tu entrega total al servicio de Dios sin mirar las consecuencias, tu humildad, tu trabajo constante, tu pobreza, tu obediencia, todas tus virtudes y tu SI heroico. Ayúdale a imitarte a ti y a tu Hijo Jesús en todo. Ayúdale a ser un buen sacerdote para los ojos de Dios, ayúdale en su soledad y en sus momentos de tentación. Acompáñalo en todos los momentos difíciles de su vida y en sus momentos de alegría también. Defiéndelo de todos los que quieren hacerle algún daño físico o moral, como defendiste a Nuestro Señor Jesucristo, hasta que llegue al Reino de los cielos a gozar contigo para siempre de la presencia de Dios nuestro Padre. Amén.

Que Dios los bendiga a todos.

Liturgia de las horas. Lectura breve


Lo que hacéis, hacedlo con toda el alma, como para servir al Señor y no a los hombres: sabiendo bien que recibiréis del Señor en recompensa la herencia. Servid a Cristo Señor. (Col 3, 23-24)