sábado, 30 de julio de 2016

La escuela de los Pequeños Escudos. Las jaculatorias


Buenos días amig@s,

Hace ya semanas que en nuestra sección de "Los sábados con la Virgen María" no hemos aprendido una nueva jaculatoria y como hoy es sábado, vamos a conocer una muy importante dedicada a la Madre de Dios y Madre nuestra, la Santísima Virgen María.

Decimos: Ave María purísima,
Contestamos: sin pecado concebida.

Esta es muy importante además de bonita. La podemos decir cuantas veces queramos a lo largo del día y cuando vamos a confesar, por ejemplo. Hay personas que piensan que está pasada de moda y que es cosa de abuelos pero NO os dejéis engañar.

Diciéndola alabamos a nuestra Madre del cielo, su ausencia del pecado original y su purísima concepción sin mancha. 

Con esta jaculatoria, además de recordar a la Virgen María, vamos a reparar y consolar su Inmaculado Corazón, que muchas veces es motivo de ofensas.

Los Pequeños escudos sois muy valientes y amáis a la capitana de nuestro ejército los Escudos de Santa María. Que Dios os bendiga.


miércoles, 27 de julio de 2016

Sin caridad todo es vanidad. San León Magno



La caridad es aquella buena disposición del ánimo que nada antepone al conocimiento de Dios. Nadie que esté subyugado por las cosas terrenas podrá nunca alcanzar esta virtud del amor a Dios. El que ama a Dios antepone su conocimiento a todas las cosas por él creadas, y todo su deseo y amor tiende continuamente hacia él.

  Como sea que todo lo que existe ha sido creado por Dios y para Dios, y Dios es inmensamente superior a sus criaturas, el que dejando de lado a Dios incomparablemente mejor, se adhiere a las cosas inferiores demuestra con ello que tiene en menos a Dios que a las cosas por él creadas. El que me ama -dice el Señor- guardará mis mandamientos. Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros. Por tanto, el que no ama al prójimo no guarda su mandamiento y el que no guarda su mandamiento no puede amar a Dios. Dichoso el hombre que es capaz de amar a todos los hombres por igual. El que ama a Dios ama también inevitablemente al prójimo; y el que tiene este amor verdadero no puede guardar para sí su dinero, sino que lo reparte según Dios a todos los necesitados.


San León Magno, De los capítulos sobre la caridad

Concurso. Dibuja al Papa Francisco


martes, 26 de julio de 2016

La alegría de corazón es vida para el hombre


No te abandones a la tristeza,
ni te atormentes con tus pensamientos;
la alegría de corazón es vida para el hombre,
y la felicidad le alarga los días.
Distrae tu alma y consuela tu corazón;
aparta de ti la tristeza,
pues la tristeza ha perdido a muchos,
de ella no se saca ningún provecho.
(Si 30, 21-23)

lunes, 25 de julio de 2016

JMJ Cracovia



"Queridos jóvenes, por vuestra parte, no tengáis miedo de decir sí a las llamadas del Señor, cuando Él os invite a seguirlo. Responded generosamente al Señor. Solo Él puede colmar los anhelos más profundos de vuestro corazón "

Benedicto XVI (Lourdes, 14/IX/2008)




JMJ Cracovia. Oración


He topado, Señor,
con muchos que caminan sin rumbo.

He encontrado a otros
que se fían de tu Palabra
y descubren con gozo
tu presencia en el Mundo.

Ensancha tu corazón
para que tiendan la mano a los demás
y los orientes hacia Ti,
único Camino
que nos lleva al Padre.
Amén.

domingo, 24 de julio de 2016

Oración de petición por los sacerdotes


Padre Nuestro que estás en el Cielo

Para que Tu Nombre sea santificado. 
Señor, danos santos sacerdotes.

Para que Tu Reino venga a nosotros. 
Señor danos santos sacerdotes.

Para que nos comuniquen el pan de la Palabra y de la Eucaristía. 
Señor, danos santos sacerdotes.

Para que en Tu Nombre perdonen nuestras ofensas. 
Señor, danos santos sacerdotes.

Para que nos enseñen a perdonar a los demás. 
Señor, danos santos sacerdotes.

Para que nos auxilien en nuestra lucha contra las tentaciones. 
Señor, danos santos sacerdotes.

Para que en el momento de nuestra muerte nos ayuden a vernos libres del mal. 
Señor, danos sacerdotes según tu corazón.

Amén

viernes, 22 de julio de 2016

La escuela de los pequeños escudos. La reparación


Hola niñ@s,

Vamos a continuar con la asignatura de la reparación y vamos a consolar hoy el Sagrado Corazón de Jesús con un acto de amor al que vamos a llamar a partir de ahora: limosna de amor.

Ya sabéis que normalmente se conoce como limosna a una pequeña cantidad de dinero que se da a una persona necesitada. 


Pero a Jesús le duele el corazón y llora, no sólo cuando un pobre pasa hambre o necesita cosas materiales necesarias para vivir sino cuando necesita amor, cariño o compañía. Ya sabéis que cualquier cosa que hacemos al prójimo se lo hacemos a Él.

Veamos un caso de limosna:

Ejemplo 1

A este señor alguien le está dando una moneda. Yo he llegado a ver tristemente como alguna persona ni siquiera se ha acercado a darla sino que se la ha lanzado de cualquier manera a la ropa (y además a la puerta de una iglesia cuando se disponía a entrar). Cuidado amig@ , eso no es caridad, sino lo contrario y a Dios no se le puede engañar porque ve en el corazón de las personas. Eso en lugar de reparar es hacer más daño al corazón de Jesús. 

Y ahora una limosna de amor:

Ejemplo 2:



A esta persona le están ayudando como Dios quiere, con una sonrisa, dándole conversación y agachándose para servirle pues no somos mejor que esta persona, todos somos Hijos de Dios aunque hay personas que pasan muchas dificultades. 

Una limosna de amor puede ser pues: una sonrisa, una palabra de consuelo, preguntarle su nombre y llamarle por su nombre cuando le veamos, considerarle una persona y no una cosa, etc. y todo esto es gratis para que nadie nos diga que dar dinero no es solución y esas cosas que a veces nos dicen...

En resumen, se trata de compartir un poco del amor recibido a los demás. 
 Gracias


Pequeñ@s escudos

¡Niños con corazón!

22 de julio Santa María Magdalena. La intensidad del amor

 

La intensidad del amor

María Magdalena, cuando llegó al sepulcro y no encontró allí el cuerpo del Señor, creyó que alguien se lo había llevado y así lo comunicó a los discípulos. Ellos fueron también al sepulcro, miraron dentro y creyeron que era tal como aquella mujer les había dicho. Y dice el evangelio acerca de ellos; Los discípulos se volvieron a su casa. Y añade, a continuación: Fuera, junto al sepulcro, estaba María, llorando.

Lo que hay que considerar en estos hechos es la intensidad del amor que ardía en el corazón de aquella mujer, que no se apartaba del sepulcro, aunque los discípulos se habían marchado de allí. Buscaba al que no había hallado, lo buscaba llorando y, encendida en el fuego de su amor, ardía en deseos de aquel a quien pensaba que se lo habían llevado. Por esto, ella fue la única en verlo entonces, porque se había quedado buscándolo, pues lo que da fuerza a las buenas obras es la perseverancia en ellas, tal como afirma la voz de aquel que es la Verdad en persona: El que persevere hasta el final se salvará.

Primero lo buscó, sin encontrarlo; perseveró luego en la búsqueda, y así fue como lo encontró; con la dilación, iba aumentando su deseo, y este deseo aumentado le valió hallar lo que buscaba. Los santos deseos, en efecto, aumentan con la dilación. Si la dilación los enfría, es porque no son o no eran verdaderos deseos. Todo aquel que ha sido capaz de llegar a la verdad es porque ha sentido la fuerza de este amor. Por esto dice David: Mi alma tiene sed de Dios vivo: ¿cuándo entraré a ver el rostro de Dios? Idénticos sentimientos expresa la Iglesia cuando dice en el Cantar de los cantares: Estoy enferma de amor; y también: Mi alma se derrite.

Mujer, ¿por qué lloras?, ¿a quién buscas? Se le pregunta la causa de su dolor con la finalidad de aumentar su deseo, ya que, al recordarle a quién busca, se enciende con más fuerza el fuego de su amor.

Jesús le dice: "¡María!" Después de haberla llamado con el nombre genérico de "mujer", sin haber sido reconocido, la llama por su nombre propio. Es como si le dijera:

"Reconoce a aquel que te reconoce a ti. Yo te conozco, no de un modo genérico, como a los demás, sino en especial".

María, al sentirse llamada por su nombre, reconoce al que lo ha pronunciado, y, al momento, lo llama: "Rabboni", es decir: "Maestro", ya que el mismo a quien ella buscaba exteriormente era el que interiormente la instruía para que lo buscase.

De las homilías de san Gregorio Magno sobre los evangelios


Agradecemos la colaboración del P. Evaristo Sada, L.C.
Fuente: www.la-oración.com

jueves, 21 de julio de 2016

Buenas noches Jesús


Niños adoradores


Oh Jesús, te pido por todos los sacerdotes, acompáñalos en todos los momentos difíciles de su vida y en los momentos de alegría también.

Jueves sacerdotal



Señor Jesucristo, tú que has adoctrinado a la Iglesia con la prudencia y el amor de los santos,

haz que, guiados por nuestros pastores, progresemos en la santidad.




miércoles, 20 de julio de 2016

Tráiler Jubileo Orden de Predicadores 800 años

Pensamientos. Madre Teresa de Calcuta


Que María sea la causa de nuestra alegría.

Que cada una de nosotras seamos Jesús para ella. Nadie aprendió la humildad tan bien como María. Ella fue la esclava. Ser esclavos significa ser utilizados por todos, con alegría...

Madre Teresa de Calcuta

martes, 19 de julio de 2016

Oración por las vocaciones


Señor Dios, Padre Celestial, Tu Hijo Jesucristo nos dijo: "La mies es abundante, pero los obreros pocos. Pedid al dueño de la mies que envíe obreros a su mies". Animados por estas enseñanzas, te pedimos que envíes a tu Iglesia, numerosas y santas vocaciones para el sacerdocio, a la vida religiosa y al apostolado laical. Consérvales fieles en su ministerio hasta el fin; y concédeles, por tu Espíritu Santo, un gran amor a Dios y a los hermanos, para que en su ministerio y en su vida busquen solamente tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo.
Amén.

Pensamientos. San Francisco de Sales


A medida que crezca nuestra confianza en la Providencia, mayor será el cuidado que tenga de todas nuestras necesidades.

San Francisco de Sales

lunes, 18 de julio de 2016

Pensamiento. San Francisco de Sales


Las enfermedades son una magnífica escuela de misericordia para los que asisten a los enfermos y de amorosa resignación para aquellos que las soportan.
San Francisco de Sales

Oración para el Seminario


Seminario Diocesano de Tepic México

Señor Jesucristo, que fuiste el primero que se preocupó de la formación sacerdotal de los Apóstoles, para después enviarlos a predicar (cf. Mc 3,13), siguiendo tus huellas; te pedimos, para que las vocaciones arraiguen, que los profesores del Seminario sean sacerdotes íntimamente unidos a Ti, de vida ejemplar, hombres de fe y llenos de amor a la Iglesia. Amén.

domingo, 17 de julio de 2016

Pensamientos. Madre Teresa de Calcuta



Los pobres son grandes. Tenemos que amarlos, pero no con amor de compasión.

Tenemos que amarlos porque es Jesús quien se oculta bajo la semblanza de los pobres.

Madre Teresa de Calcuta

viernes, 15 de julio de 2016

Oración a San Pío de Pietrelcina. Angelo Comastri


Padre Pío, tú viviste en el siglo del orgullo, y fuiste humilde.
Padre Pío, tú pasaste entre nosotros en la época
de las riquezas soñadas, jugadas y adoradas,
y permaneciste pobre.
Padre Pío, junto a ti ninguno oía la Voz,
y tú hablabas con Dios.
Cerca de ti ninguno veía la Luz, y tú veías a Dios.
Padre Pío, mientras nosotros corríamos afanosos,
tú te quedabas de rodillas
y veías el Amor de Dios clavado a un Madero,
herido en las manos, en los pies y en el corazón, ¡para siempre!
Padre Pío, ayúdanos a llorar delante de la Cruz,
ayúdanos a sentir la Misa como llanto de Dios,
ayúdanos a ser cristianos con las heridas
que derraman sangre de caridad fiel y silenciosa,
¡como las heridas de Dios! Amén

Angelo Comastri

Donde Dios te llame

jueves, 14 de julio de 2016

Niños adoradores


Oh Jesús,

Yo quiero estar contigo 
contarte mis cosas
y aprender a orar
porque Tú eres mi amigo
y el mejor Maestro.

Por eso te quiero pedir 
por todos los obispos
para que organicen adoración eucarística
para niños en las parroquias 
comprendan
que Tú eres el que lo hace todo
y no puedes ayudarme
si no puedo venir a Ti
como Tú quieres.

Gracias

El abuelo dice que quien no arriesga no gana 

Jueves sacerdotal



Oh Dios, santificador y guardián de tu Iglesia, 
suscita en ella por medio de tu Espíritu 
idóneos y fieles dispensadores de tus misterios, 
para que, con tu ayuda, 
el pueblo cristiano por medio de su ministerio y ejemplo
sea guiado por el camino de la Salvación. 

Por Cristo, nuestro Señor.
Amén

miércoles, 13 de julio de 2016

martes, 12 de julio de 2016

Diario de Santa Faustina (1396). Diles que no tengan miedo



"Diles a las almas pecadoras que no tengan miedo de acercarse a Mí, hábla de Mi gran misericordia"
(Diario de Santa Faustina Kowalska, 1396)

Oración al Padre para amar a la Iglesia. Beato Jorge Matulaitis-Matulewicz

Oración al Padre para amar a la Iglesia



Beso la mano de Tu providencia, me entrego enteramente a tus planes. Oh Padre Celestial, haz de mí lo que quieras. Te agrada conducirme por maravillosos caminos, Señor. ¡He aquí tu siervo! ¡Envíame donde quieras! Me lanzo como un niño en tus brazos, llévame. Si quieres guiarme por los caminos de las fatigas, sufrimientos y opresiones, yo te lo agradezco mucho. Creo que andando por este camino no me perderé fácilmente, porque éste es el camino por el cual anduvo mi Redentor Jesucristo. Concédeme, oh Señor, que renunciando más y más a mí mismo, pueda amarte a Ti más y más. Dame fuerza y coraje a fin de que por la exaltación de tu nombre y por la expansión de tu Iglesia, yo no me deje doblar por ningún impedimento y no me deje abatir nunca por las dificultades que puedan surgir; sino que esté lleno de tu Espíritu y pueda llevarlo a todas partes.

Es nuestro deber ir donde podamos ganar más para Dios, donde podamos salvar más almas, es decir, a aquellos lugares donde abunden el ateísmo, la tibieza, la inmoralidad y la apostasía. Necesitamos penetrar dondequiera que algo pueda ser ganado para Cristo y la Iglesia. Si una puerta se cierra, abramos otra, de manera que pueda entrar la luz.

¡Oh, amadísima Iglesia Santa de Dios, verdadero Reino de Cristo en la tierra! ¡Si me olvido de ti que se me paralice la mano derecha, que se me pegue la lengua al paladar si no te recuerdo, si no te estimo, mi amadísima Madre, más que a todas mis alegrías! ¡Que esta exclamación sea el grito incesante de mi corazón! Si puedo pedírtelo, concédeme Señor que en Tu Iglesia yo sea como un simple trapo que, cuando se gasta, es lanzado a algún lugar en un rincón oscuro. Que yo sea usado y gastado si así Tu Gloria crece y se propaga, si así yo puedo colaborar al crecimiento de Tu Iglesia. Concédeme que yo sea capaz de trabajar y sufrir por Ti, Tu Santa Iglesia y su Cabeza visible, el Santo Padre.

Concédenos, oh Señor, la gracia de vernos dominados por este pensamiento: soportar las cargas, pruebas y tribulaciones de la Iglesia; no esperar nada de este mundo; no buscar ni esperar ninguna ganancia personal; sino que nuestra vida se consagre a Dios y a la Iglesia y se consuma en las cargas y tribulaciones de la misma, sin temer a los obstáculos creados por el mundo y sus poderes, y no se transforme en una vida necia sino en una vida que nos lleve valientemente a la acción y a la pelea por la Iglesia dondequiera que urja la mayor necesidad, o sea, donde la autoridad civil persiga a la Iglesia, donde la vida religiosa, las sociedades y las instituciones eclesiales se vean obstaculizadas.

Que temamos sólo una cosa: morir sin haber sufrido o trabajado duramente o ganado algo para la Iglesia, la salvación de las almas y la mayor Gloria de Dios. Que nuestros pensamientos y deseos tengan siempre esta meta: ¡Llevar a Cristo y a Su Espíritu a todas partes y en todas las cosas, y glorificar por doquier el nombre de la Iglesia!

Te agradezco. oh Señor, por haberme concedido estos extraordinarios sentimientos hacia la Inmaculada Concepción de la Bienaventurada Virgen María. ¡Cuán dulce es caer a sus pies y sumergirme en la oración! Impregnada por los más dulces sentimientos, mi alma desvanece, y mi cuerpo es inundado por un temblor maravilloso, incomprensible, inexpresable. Es como el sentimiento que tengo cuando aprieto Tu Santa Cruz contra mi corazón.

Beato Jorge Matulaitis-Matulewicz



lunes, 11 de julio de 2016

San Benito Abad. Día 11 de julio

Comunidad Monasterio Santo Domingo de Silos

REGLA DE SAN BENITO

CAPÍTULO 72
EL BUEN CELO QUE HAN DE TENER LOS MONJES

Así como hay un mal celo de amargura que separa de Dios y lleva al infierno, hay también un celo bueno que separa de los vicios y conduce a Dios y a la vida eterna. Practiquen, pues, los monjes este celo con la más ardiente caridad, esto es, "adelántense para honrarse unos a otros"; tolérense con suma paciencia sus debilidades, tanto corporales como morales; obedézcanse unos a otros a porfía; nadie busque lo que le parece útil para sí, sino más bien para otro; practiquen la caridad fraterna castamente; teman a Dios con amor; amen a su abad con una caridad sincera y humilde; y nada absolutamente antepongan a Cristo, el cual nos lleve a todos juntamente a la vida eterna.

Misioneros Claretianos: Al Servicio de la PALABRA

sábado, 9 de julio de 2016

Los sábados con la Virgen María



Buenos días pequeñ@s escudos,

Hoy vamos a publicar esta preciosa composición de nuestra amiga y seguidora del blog Rocío.


Señora mía y Madre mía, 
eres tan bella como una flor, 
eres la estrella reluciente que anuncia a nuestro Señor, 
eres Madre mía la dueña de mi corazón.


Rocío Chaves
Colombia

viernes, 8 de julio de 2016

Oración. Juan Pablo II


Estamos unidos contigo en la plegaria,
Madre de cristo: contigo,
que has participado en sus sufrimientos.
Tú nos conduces al Corazón de tu Hijo
agonizante en la cruz
cuando, en su despojo total, 
se revela hasta el fondo como Amor.
Oh tú, que has participado en sus sufrimientos,
permítenos perseverar siempre
en el abrazo de este misterio.

¡Madre del Redentor!
¡Acércanos al Corazón de tu Hijo!

Juan Pablo II

Un mondo migliore

jueves, 7 de julio de 2016

Niños adoradores


Querido Jesús:

Hoy venimos a pedirte por todos los sacerdotes y religiosos que están enfermos.

Levántales el ánimo y ayúdales a llevar con paciencia y alegría su enfermedad.

Cúralos para que puedan volver pronto a servirte con ilusión.


Jueves sacerdotal. Oración por los obispos


Oh Dios, eterno Pastor de los fieles, que diriges y gobiernas a tu Iglesia con providencia y amor, 

Te rogamos concedas a los obispos de tu Iglesia, a quienes pusiste al frente de tu pueblo en unión con el Papa, sucesor de Pedro y tu Vicario en la tierra, la gracia de presidir, en nombre de Cristo, la grey que pastorean, y ser maestros fieles de la verdad, sacerdotes de los sagrados misterios y guías de tu pueblo santo.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

Danos, Señor, obispos santos según el deseo de tu corazón.

miércoles, 6 de julio de 2016

Venid benditos de mi Padre. Mt 25,34-35


Entonces dirá el Rey a los de su derecha: "Venid benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber, era forastero y me acogisteis, estaba desnudo y me visitasteis, en la cárcel y acudisteis a mí." Entonces los justos le responderán: "Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, o sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero y te acogimos, o desnudo y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y acudimos a ti?" Y el Rey les dirá: "Os aseguro que cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis". Entonces dirá también a los de su izquierda: "Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber, fui forastero y no me acogisteis, estuve enfermo y en la cárcel, y no me visitasteis. Entonces dirán también éstos: "Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento o forastero o desnudo o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos? Y él entonces les responderá: "Os aseguro que cuanto dejasteis de hacer con uno de estos más pequeños, también conmigo dejasteis de hacerlo." (Mt 25, 34-45)

Papa: sacerdotes no se conformen con una vida normal

lunes, 4 de julio de 2016

Oración por las vocaciones


Oh, Padre, haz que surjan entre los cristianos numerosas y santas vocaciones al sacerdocio, que mantengan viva la fe y custodien la seductora memoria de tu Hijo Jesús mediante la predicación de su Palabra y la administración de los sacramentos, con los que tú renuevas continuamente a tus fieles.

Danos santos ministros de tu altar, que sean solícitos y fervorosos custodios de la Eucaristía, sacramento del don supremo de Cristo para la redención del mundo. Llama a ministros de tu misericordia que, mediante el sacramento de la Reconciliación, esparzan la alegría de tu perdón.

Haz, oh Padre, que la iglesia acoja con gozo las numerosas inspiraciones del Espíritu de tu Hijo y que, dócil a sus enseñanzas, fomente vocaciones al ministerio sacerdotal y a la vida consagrada.

Fortalece a los obispos, los sacerdotes, los diáconos, los consagrados y todos los bautizados en Cristo para que cumplan fielmente su misión al servicio del Evangelio.

Te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor. Amén

¡María, Reina de los Apóstoles, ruega por nosotros! 

sábado, 2 de julio de 2016

La escuela de los Pequeños Escudos. Las tentaciones


Queridos amigos,

Hoy vamos a ver un ejemplo acerca de cómo podemos hacernos más fuertes para poder enfrentarnos a las tentaciones, vencer las dificultades de la vida y poder perseverar en nuestras decisiones.

Tentación= trampa del demonio para alejarnos de Dios

Vamos ver una situación:

Me he decidido. Voy a ir a darle los buenos días o las buenas tardes a Jesús. Me espera con mucho amor. Que vayamos a verle es lo que más desea en el mundo. 



Vamos a salir a la calle. Hace frío o llueve.


La tentación

"No salgas, hace frío. Quédate en casa viendo la televisión"

Pero: Pierdo el tiempo y la tele no me enseña nada bueno. 

Cómo vencemos la tentación:

No escucho. Jesús está solo. Me espera. Me enseña cosas buenas. Jesús me quiere. Jesús es más importante. Él ha dado su vida por mi. 

Qué hago: Me pongo el abrigo y salgo decidido.


Mi ángel de la guarda me da fuerzas y me acompaña.


Mi Madre, la Virgen María está contenta. La he hecho feliz.


Y ya que vamos a ver a Jesús le vamos a pedir que ayude a nuestro sacerdote a vencer las tentaciones ya que ellos también las tienen, más que nosotros.