Obra de misericordia espiritual. Ofrecimiento del dolor por los pastores de la Iglesia

Obra de misericordia espiritual. Ofrecimiento del dolor por los pastores de la Iglesia

jueves, 30 de junio de 2016

Madre Teresa de Calculta


Papa Francisco. La riqueza de ser pobre



Cuando somos generosos en acoger a una persona y compartimos algo con ella -algo de comer, un lugar en nuestra casa, nuestro tiempo- no nos hacemos más pobres, sino que nos enriquecemos.

Papa Francisco

Discurso, 25 de julio de 2013

miércoles, 29 de junio de 2016

Oración a la Santísima Virgen por los sacerdotes

 

Madre Nuestra María Santísima, Madre del verdadero Dios por quien, en quien y con quien vivimos, hoy te suplico humildemente que intercedas por tu hijo, _______________________. Pídele a Dios Espíritu Santo, encender en el corazón de este sacerdote tuyo el FUEGO DE SU AMOR. Un fuego que le de calor a él primero y luego que la chispa de ese fuego contagie a todos los que se acerquen a él. Un fuego que caliente a los que tengan frío en su corazón, que sea una llama de amor que no se apague nunca, ni de noche ni de día. Que sea un fuego que queme todos los resentimientos, todos los malos recuerdos, todo lo negativo, todo el dolor, toda la falta de amor, todo lo que necesita renovarse. 

Y luego que brote de ese mismo corazón un RÍO DE AGUA VIVA, un río que apague primero la sed de este tu siervo, su sed de Dios, su sed del Amor de Dios, su sed por la salvación de las almas. 

Y después que sea una fuente de donde las almas puedan encontrar y experimentar el AMOR DE DIOS, su misericordia, su perdón por medio de la absolución dada por Tu Hijo Jesucristo a través de las manos de este sacerdote tuyo. Madre Nuestra, este AMOR, este Fuego, esta AGUA VIVA es urgente que Dios le permita a este sacerdote experimentarlos, para su propia paz, alegría y salvación y para compartirlas con todas las almas que Dios tenga destinadas que se salven a través de su contacto con este humilde sacerdote tuyo. 

Gracias por tu amor y tus cuidados maternales. Cúbrenos con tu manto y protégenos de todos los males y de las asechanzas del demonio. Sé tú nuestra guía, nuestro lucero, nuestro faro, enséñanos el camino al Cielo donde por medio del amor, la misericordia y el perdón de Dios esperamos gozar por siempre del Amor de Dios, junto contigo por siempre. Amén.

Niños adoradores


Buenos días Jesús,

He oído decir que muchas vocaciones se pierden porque se está perdiendo el espíritu de sacrificio y renuncia. 

¡Te pido perdón!

Enséñame, por favor, estas cosas para que pueda responder y perseverar con alegría en la vocación que hayas elegido para mí.

¡Jesús en Ti confío!



Jueves sacerdotal. Oración por las vocaciones sacerdotales y religiosas



Señor Nuestro Jesucristo, Tú dijiste a tus Apóstoles: "la mies es mucha pero los obreros pocos; rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su campo". Humildemente te suplicamos que envíes a tu Iglesia numerosas y santas vocaciones sacerdotales y religiosas. Te lo pedimos por la intercesión de la Santísima Virgen María, nuestra Madre, y por la de nuestros Santos Patronos y Protectores, que con su vida y merecimientos santificaron nuestro suelo. Amén.

Pensamientos. San Pedro Julián Eymard

29 de junio Santos Pedro y Pablo Apóstoles


Feliz el que trabaja con Jesús; todo su trabajo fructifica. Mirad a San Pedro en su pesca milagrosa; fijaos en los apóstoles empeñados en la conversión del mundo: ¡qué poder, qué frutos de santidad! Jesús estaba con ellos. 

(PT 155, 2)

San Pedro Julián Eymard

martes, 28 de junio de 2016

Benedicto XVI. Audiencia General


Hay personas doctas que conocen a Jesús en muchos de sus detalles, y personas sencillas que no conocen estos detalles, pero que lo conocen en su verdad: 
"El corazón habla al corazón".

Benedicto XVI. Audiencia General, 8/X/2008

Oración por los sacerdotes



Pontificia y Real Universidad de Santo Tomás (Filipinas)

Señor Dios, Padre Nuestro, te damos gracias por los sacerdotes, que son un regalo y un signo de tu amor.

Ellos nos manifiestan tu corazón bueno y rico en misericordia, nos ofrecen la salvación de Jesús y nos ayudan a vivir en el Espíritu Santo.

Concédenos pastores según tu corazón, bendice a los seminaristas, y haz que no falten en la Iglesia niños y jóvenes que sigan la vocación sacerdotal. por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

lunes, 27 de junio de 2016

Oración por las vocaciones. JMOV 2004

  
  Hijo de Dios,
enviado por el Padre a los hombres
de todos los tiempos y de todas las partes de la Tierra,
te invocamos por medio de María,
madre tuya y Madre nuestra:
haz que en la Iglesia no falten las vocaciones
sobretodo las de especial dedicación a tu Reino.

  Jesús, único Salvador del hombre,
te rogamos por nuestros hermanos y hermanas
que han respondido "sí"
a tu llamada al sacerdocio, a la vida consagrada
y a la misión.
Haz que su existencia se renueve de día en día,
y se conviertan en Evangelio vivo.

  Señor misericordioso y santo,
sigue enviando nuevos obreros a la mies de tu Reino.
Ayuda a aquellos que llamas a seguirte en nuestro tiempo
haz que, contemplando tu rostro, respondan con alegría
a la estupenda misión que les confías
para bien de tu pueblo y de todos los hombres.

Tú, que eres Dios, y vives y reinas
con el Padre y el Espíritu Santo
por los siglos de los siglos.
Amén.

La escuela de los pequeños escudos. La reparación


Hola niñ@s,

Vamos a continuar con la asignatura de la reparación ¿os acordáis? Vamos a consolar hoy el Sagrado Corazón de Jesús con una poesía que incluya algún buen propósito o acto de amor por nuestro sacerdote. Por ejemplo:

¡Sagrado Corazón de Jesús!
 perdón te quiero pedir
por los que te hacen sufrir.

Me propongo reparar,
tu corazón consolar
 y tus llagas besar.

 Con mi escudo de protección 
y como reparación,
a mi sacerdote quiero ayudar
orando sin parar.

A tu sacerdote muy amado
y para que no se sienta abandonado
lo confío en tu costado.

Te pido perdón
por quienes tienen herido el corazón
y lo pagan contigo
que eres el mejor amigo



(La verdad es que podría haber salido mejor pero qué le vamos a hacer. 
Lo que cuenta es la buena intención. Gracias niños ¡qué grandes sois!)

domingo, 26 de junio de 2016

Cuento. El Jefe de Cocina y la tortilla de patatas

El Jefe de Cocina y la tortilla de patatas





Esta es la historia de un Jefe de cocina que tenía un restaurante. 

Después de muchos años había conseguido una receta muy especial. Se trataba de una receta para la elaboración de una tortilla de patatas muy buena y novedosa.

Su tortilla causaba sensación y no dejaba indiferente a nadie. Hacía las delicias de cuántos la probaban. Desde luego era la mejor de la ciudad por lo cual la fama del restaurante era cada vez mayor.

Cada vez se hacía más necesario abrir nuevos restaurantes pues la tortilla bien valía la pena. Así pues en primer lugar abrió dos restaurantes más pero rápidamente había abierto doce ¡una verdadera cadena de restaurantes! Naturalmente contrató personas responsables ayudantes de cocina para hacerse cargo de cada uno de los restaurantes y de la elaboración de las tortillas. 

Una vez tenía el equipo de cocina seleccionado les reunió solemnemente y les traspasó la receta de la tortilla:
6 Huevos camperos
1 Kilo de patatas de cultivo ecológico
500 ml de aceite puro de oliva virgen
1 Cebolla de cultivo ecológico
Sal de mar


Los ingredientes eran aparentemente sencillos pero llevar a cabo la elaboración con éxito requería de esfuerzo. 

El Jefe de cocina tuvo que ausentarse por un tiempo y se marchó con la promesa de que volvería. Antes de irse les dio unas últimas instrucciones y les entregó a cada uno un elegante uniforme, imprescindible para llevar a cabo su tarea.

Así pues los ayudantes de cocina comenzaron su actividad y la elaboración de las tortillas según las indicaciones del Jefe de Cocina.

La tortilla tenía tanto éxito que llegó un momento en que necesitaron ayudantes ya que parecía que el número de comensales se multiplicaba cada vez más.

Llevaron a cabo la contratación de piches de cocina y les traspasaron la receta original advirtiéndoles "No os dejéis engañar con recetas falsas ni por falsos cocineros. Apartaos de ellos y defended la receta sobre todas las cosas".

Éstos enseguida abrieron nuevos restaurantes y empezaron a cocinar las tortillas para la cantidad de comensales que acudían al restaurante.

Al cabo de un tiempo sucedió que entre los pinches surgieron algunos que empezaron a introducir cambios en la receta. Algunos echaban mano de la alacena y cambiaban algún que otro producto, hasta que fueron cambiándolos casi todos.

Ya no compraban huevos camperos, sino de granja avícola industrial con lo cual se perdían algunos nutrientes. Las patatas y las cebollas no eran de cultivo ecológico pues eran más caras y contenían pequeñas cantidades de productos tóxicos y pesticidas que afectaban negativamente a la salud. El aceite no era de oliva, ni por supuesto puro ni virgen, sino de girasol y refinado y eso se dejaba notar en el sabor muchísimo. Por último la sal ya no era de mar sino de industria salinera y parecía distinta, desde luego no salaba igual.

Poco a poco la tortilla de patatas comenzó a ser distinta y no sabía de la misma manera eso no hace falta decirlo...

Un día regresó el Jefe de cocina y le pidió a un ayudante una ración de tortilla y comprobó con gran dolor que la receta original había sido cambiada. No se habían respetado sus indicaciones que habían sido bien claras y cerró aquellos restaurantes que no cumplían con las normas de calidad por Él establecidas. 



Querid@s amig@s,

¡Cuidado! Además de todo esto y por si fuera poco, algunos freganchines tuvieron la desfachatez de hacerse pasar por pinches de cocina abriendo locales sin la debida licencia de apertura ni autorización sanitaria. No vestían el uniforme reglamentario y tampoco disponían del correspondiente carnet de manipulador de alimentos claro está...

A mi me da pena el Jefe de Cocina con la ilusión que había puesto en su receta y lo había dado todo para que se diera a conocer y regalar felicidad a tanta gente...

La verdad es que las buenas cosas no deberían cambiar nunca porque se estropean. Si era buena al principio sigue siendo buena hoy y lo será siempre.


Aunque no tiene nada que ver con el cuento 
vamos a pedir a Dios para que nuestros sacerdotes se mantengan siempre fieles a la Palabra de Dios, la cumplan  y la sepan transmitir a todos sin olvidar que Jesús les ha dado su confianza..


Pensamientos. Madre Teresa de Calcuta


El sufrimiento de la Iglesia está causado por la libertad y la renovación mal comprendidas. (...) No podemos renovarnos sin tener la humildad de reconocer lo que ha de renovarse.

Madre Teresa de Calcuta

Por ti madrugo, Dios mío




Por ti madrugo, Dios mío, para contemplar tu fuerza y tu gloria. Aleluya

sábado, 25 de junio de 2016

Los sábados con la Virgen María


La Madre de Jesús Sacerdote. Treinta largos años...


  Treinta, tres y tres. Así podemos resumir la vida de Jesús: treinta años en Nazaret, tres años predicando el Evangelio y tres días de Pasión, Muerte y Resurrección para salvar al mundo del pecado.

  ¿Qué hizo treinta años en Nazaret? Trabajar, hacer vida social, rezar y ofrecer su vida a Dios Padre. Lo que realizó en la Cruz comenzó a prepararlo en Nazaret. Y María, siempre a su lado, se consagró totalmente a la Persona y a la Obra de su Hijo, el Mesías de Dios.

  Jesús fue sacerdote ofreciendo a Dios su vida de cada día en Nazaret. Su Madre se unió al ofrecimiento de su Hijo y colaboró de ese modo en la redención de todos. Cada cristiano o cristiana participa del Sacerdocio de Jesús, ofreciendo su vida de cada día por la salvación del mundo.

FLOR: Ofrece a Dios tu vida de cada día, pero en unión con Jesús y con su Madre.

Fuente: Estampa de María Auxiliadora. La Madre de Jesús Sacerdote -10

"Cuando se piensa" Hugo Wast


viernes, 24 de junio de 2016

Pensamientos. San Pedro Julián Eymard

24 de Junio Natividad de San Juan Bautista


La misión de la Iglesia es la de Juan Bautista, la de revelar y mostrar a Jesucristo al mundo. Es una misión más grande, porque debe revelarlo al mundo entero y ofrecérselo. Es una misión más constante, porque no terminará hasta el fin de los siglos, puesto que Jesús estará oculto hasta el día de su gloria, hasta el juicio final. Es una misión más gloriosa, porque es el triunfo del amor de Jesucristo. Por consiguiente, la Iglesia revela a Jesucristo en el Santísimo Sacramento y lo revela con su palabra y su fe. (PG 287,1)

San Pedro Julián Eymard

Cántico Dn 3, 72


Luz y oscuridad. bendecid al Señor,
alabadlo y ensalzadlo por los siglos.

jueves, 23 de junio de 2016

El Papa: el cristiano no excluye a nadie

Niños adoradores



Le presentaban unos niños para que los tocara; pero los discípulos les reñían. Mas Jesús, al ver la escena, se enfadó y les dijo: "Dejad que los niños vengan a mí; no se lo impidáis, porque de los que son como éstos es el Reino de Dios. Yo os aseguro: el que no acoja el Reino de Dios como un niño no entrará en él". Y abrazaba a los niños y los bendecía poniendo las manos sobre ellos. (Mc 10, 13-16)


Jueves sacerdotal


No podéis contentaros con adorar a Dios por vosotros mismos; adoradlo en unión con la Iglesia, con las numerosas almas santas consagradas en el sacerdocio. ¡Que todos estos corazones se eleven hasta el cielo como un haz de amor, para unirse a la adoración de los ángeles, de los santos, de la santísima Virgen! ¡Que vuestra adoración sea católica, universal! (PO 20, 20)

San Pedro Julián Eymard

miércoles, 22 de junio de 2016

Yo te seguiré

La Madre de Jesús Sacerdote. Sacrificios espirituales


Sacrificios espirituales

En todas las religiones, se ofrecen a Dios, por medio del sacerdote, frutos del campo, sacrificios de animales. Así hacían los judíos en el templo de Jerusalén.

Pero eso lo cambió radicalmente Jesús, el Hijo de Dios hecho hombre, el Sumo y Eterno Sacerdote. Él no ofreció nada material, sino a Sí mismo, su propia persona. La Virgen, al pie de la Cruz, ofreció a su propio Hijo y a sí misma junto a Él.

La Biblia nos enseña: "Vosotros sois templos del Espíritu Santo y formáis un sacerdocio sagrado para ofrecer sacrificios espirituales, que Dios acepta por medio de Jesucristo". El trabajo, el descanso, la alegría, el dolor, todos los momentos de la vida los hemos de ofrecer como sacrificios espirituales a Dios. Unidos a Jesús, somos el mejor sacrificio.

FLOR: Ofrece a Dios sacrificios espirituales, ofrece toda tu vida, en unión con Jesús.

Fuente: Estampa de María Auxiliadora, La Madre de Jesús Sacerdote -27

martes, 21 de junio de 2016

Pensamientos. P. Manuel Benito Fernández


Cuanto más profunda es la humildad tanto más profunda es la comprensión de los misterios de la fe.

P. Manuel Benito Fernández

Eres un Sol

 

Hola Jesús,

Como mi abuelita me decía a mí, así te digo yo a Ti. 

¡ Eres un Sol !

Pensamientos. Madre Teresa de Calcuta


Los pobres son una esperanza. Ellos representan de hecho la esperanza del mundo por medio de su coraje. Ellos nos ofrecen una manera diferente de amar a Dios obligándonos a hacer todo lo posible por socorrerlos.

Madre Teresa de Calcuta

lunes, 20 de junio de 2016

Oración por las vocaciones. Día del Seminario 1968


He topado, Señor,
con muchos que caminan sin rumbo.

He encontrado a otros
que se fían de tu Palabra
y descubren con gozo
tu presencia en el Mundo.

Ensancha tu corazón
para que tiendan la mano a los demás
y los orientes hacia Ti,
único Camino
que nos lleva al Padre.
Amén.

Papa Francisco al CELAM: Iglesia Madre, no madrastra

domingo, 19 de junio de 2016

Cuento. El maestro zapatero



Había una vez un Maestro artesano que vivía en una villa donde muchos otros artesanos llevaban a cabo su oficios. Nuestro Maestro era un magnífico zapatero y amaba su trabajo inmensamente. Toda su ilusión estaba depositada en los zapatos que fabricaba con mucho amor y esmero de manera que todas sus creaciones eran piezas únicas dignas de admiración. Tanto le gustaba su oficio que deseaba compartir sus zapatos con todo el mundo.

Este Maestro vivía con su Madre, una piadosa mujer que le ayudaba y atendía en todas sus tareas con una total abnegación y entrega.

Como todos los artesanos de la villa, el Maestro zapatero tenía aprendices que acudían a su taller para aprender el oficio y le facilitaban la tarea ya que sus zapatos tenían mucha fama entre los miembros de la realeza y de la corte y recibía muchos encargos.

Un día el Maestro les dijo:

"Me entristece ver que hay muchos pobres en las afueras de la villa que andan descalzos porque no tienen zapatos que calzarse. Están a merced del frío y enferman. Tropiezan una y otra vez con las piedras del camino y se lastiman.  Sus pies llenos de heridas me hacen sufrir. Me duele mucho el Corazón. Os lo ruego, id y llevadles a cada uno un par de mis mejores zapatos para que no anden descalzos. Decidles que son un regalo y que si los pierden o se les rompen vuelvan con confianza al taller que me hará muy feliz darles otro par. No vayáis a la corte pues ya tienen. Id a los pobres y repartid sin medida. Salid a su encuentro. Si queréis podéis ir de dos en dos y lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis"

Su Madre, que siempre le daba la razón, les dio las gracias y les dijo "Haced lo que Él os diga". 

Cada aprendiz ideó una manera de llevar a cabo el encargo. Algunos pensaron "abriremos pequeños locales y desde allí entregaremos los zapatos a los pobres que acudan" -al parecer no sabían que muchos pobres no se acercarían pues se sentían indignos de entrar y tenían los pies muy sucios..-. Otros pensaron "Nosotros les ofreceremos los zapatos a quienes nos los pidan. Es muy complicado ir a esos parajes donde viven". Otros aprendices más espabilados que veían sufrir mucho a su Maestro, queriendo agradarle pensaron "Estos pobres no tienen monedas para comprar y por lo tanto no acuden al mercado de la villa. Algunos no han visto un par de zapatos en su triste vida y no saben lo que son ni para qué sirven... tendremos que ir a buscarles allí donde viven".



Dicho y hecho. Todos los aprendices se hicieron con un buen número de pares de zapatos de todas las medidas, para hombres, mujeres y niños y se dispusieron a cumplir el encargo.

Pronto nuestros intrépidos aprendices comprobaron lo que se temían. Algunos pobres no habían visto nunca unos zapatos "¿Zapatos?" Esto sucedía sobretodo en las zonas más alejadas de la villa. Otros tenían un poco de recelo "No sé... no necesito zapatos", alguno decía "Parece que son muy estrechos, me aprietan, me duelen los pies, no quiero llevarlos". Por fin un pobre emocionado dijo "Son preciosos, me gustan mucho, gracias, los necesitaba ¿como podía vivir sin ellos? Son muy cómodos, estos sí que me van bien. Más tarde otro pobre le dijo "Yo tuve unos cuando era niño pero se me rompieron y hacía años que no veía ninguno. Me gustaría que mis hijos también tuvieran ¿tiene zapatos para niños?"

Uno de los aprendices se decía para sí "Esto es un poco difícil y fatigoso pero, gracias a Dios, hoy he entregado un par. El Maestro estará contento".

Al atardecer, cuando volvieron al taller, algunos de los aprendices habían repartido muchos pares y otros menos, alguno ninguno pero el zapatero, lleno de esperanza, seguía fabricando zapatos y los aprendices repartiéndolos siguiendo la indicación de su Maestro quien organizaba una fiesta por cada par de zapatos que se habían regalado. 

Les dijo "Escuchad bien", "No todo consiste en saber fabricar zapatos, también hay que salir a regalarlos a la gente que no tiene ¿para qué los hacemos sino los repartimos? No se enciende una lámpara para ponerla debajo del celemín".

El Maestro les animaba a ser pacientes y les pedía perseverancia.



Queridos amig@s,

Espero que os haya gustado este cuento tanto como a mi. Podemos aprender mucho de él.

Os animo a pedirles a Jesús y a María que ayuden a nuestro sacerdote a perseverar hasta el final en su tarea de evangelización -aunque no vean los frutos de su predicación en muchos momentos- no vayan a desfallecer por este motivo.




Pensamientos. San Juan Bosco



Cuando no se tiene dinero, se pueden dar prendas de vestir, se pueden entregar comestibles, se puede buscar y animar a otros para que lo den. Si no tenemos absolutamente nada, queda todavía la obra de las obras: la oración.

San Juan Bosco

Liturgia de las Horas. Hora intermedia



El amor es fuerte como la muerte, es cruel la pasión como el abismo; es centella de fuego, llamarada divina: las aguas torrenciales no podrán apagar el amor, no anegarlo los ríos.

V. Yo te amo, Señor, tú eres mi fortaleza.
R. Mi escudo, mi fuerza salvadora

Ct 8, 6b-7

viernes, 17 de junio de 2016

Diario de Santa Faustina (1663) Mira mi corazón lleno de amor y de misericordia



"Mira Mi Corazón lleno de amor y de misericordia que tengo por los hombres y especialmente por los pecadores"

(Diario de Santa Faustina Kowalska, 1663)


¿Cómo nace un sacerdote?

La escuela de los Pequeños Escudos. Las jaculatorias 2


Hola niñ@s,

Ya vimos hace días qué son las jaculatorias y vimos también que podemos recitarlas cuantas veces queramos a lo largo del día ¿os acordáis?

Pues bien, hoy vamos a aprender otra jaculatoria como la del otro día pero esta dirigida a la Virgen María.

A ver si os gusta (de momento las aprendemos fáciles, ya iremos avanzando poco a poco).

"María, madre mía, sé tú mi única guía"


¡A mi me gusta mucho! Yo la rezo cuando me despierto, cuando salgo de casa y también cuando tengo que tomar una decisión importante, por ejemplo.

Ahora ya sabemos dos:

"Jesús, te quiero con todo mi corazón"
"María, madre mía, sé tú mi única guía"  

Acordaos que las jaculatorias también se pueden ofrecer por nuestro sacerdote 


jueves, 16 de junio de 2016

Niños adoradores. "A JESÚS SACRAMENTADO" Por la Inocencia de un Niño

Jueves Sacerdotal. Oremos por los sacerdotes


Dios Todopoderoso y Eterno, por los méritos de tu Hijo Jesús, y por Tu amor hacia Él, ten piedad de los sacerdotes de la Santa Iglesia.

A pesar de su dignidad sublime, son frágiles y semejantes a los demás.

Enciende por tu misericordia infinita sus corazones en el fuego de tu amor.

Socórrelos; no los dejes perder o menguar su vocación.

Oh Jesús, Te suplicamos: ten piedad de los sacerdotes de tu Iglesia, de los que te sirven fielmente, cuidan de tu rebaño y te glorifican.

Ten piedad de los sacerdotes perseguidos, encarcelados, abandonados, agobiados de sufrimientos.

Ten piedad de los sacerdotes tibios y de los que vacilan en su fe.

Ten piedad de los sacerdotes enfermos y moribundos.

Ten piedad de los sacerdotes que están en el purgatorio.

Señor Jesús, Te lo suplicamos. escucha nuestras oraciones.

Ten piedad de los sacerdotes: son tuyos.

Ilumínalos. Fortifícalos. Consuélalos.

Oh Jesús, Te confiamos los sacerdotes del mundo entero; pero sobre todo cuida a aquellos que nos han bautizado o obsuelto; a aquellos que para nosotros han ofrecido el Santo Sacrificio y consagrado la Sagrada Hostia para nutrir nuestras almas.

Te confiamos también a los sacerdotes que han disipado nuestras dudas, enderezado nuestros pasos, dirigido nuestros esfuerzos, consolado nuestras penas.

Para todos ellos, en señal de gratitud, imploramos tu ayuda y tu misericordia.

Amén

Por las intenciones del Papa Francisco
PADRE NUESTRO, AVE MARIA Y GLORIA

miércoles, 15 de junio de 2016

Oración. Campaña del enfermo 2012. Dpto Pastoral de la Salud


ORACIÓN

Nos has bendecido, Señor,
con el don de la fe que sana y salva
y en la que todo encuentra sentido.

Señor,
en momentos de duda y desconcierto,
cuando se imponen el dolor y el miedo
o domina el sufrimiento, aumenta nuestra fe,
para descubrir tu amor entrañable,
tu misericordia que sana las heridas,
tu voluntad de conducirnos a la plenitud.

Señor,
que en cada acontecimiento de la vida,
en la salud o en la enfermedad,
en la alegría o en el llanto,
pasemos haciendo el bien,
siendo testigos de tu amor que salva.

Amén

Pensamientos. San Josemaría Escrivá de Balaguer



A Jesús siempre se va y se "vuelve" por María.

San Josemaría Escrivá de Balaguer (Camino nº. 495)

martes, 14 de junio de 2016

La Madre de Jesús Sacerdote. Siempre es Año Sacerdotal



Siempre es Año Sacerdotal


La ONU proclamó el año 2003 como Año Internacional del Agua Dulce. Eso está muy bien, pero el agua dulce la necesitamos todos los días de la vida.

El papa Benedicto XVI ha proclamado el Año Sacerdotal (2009-10). Eso está muy bien, pero a los sacerdotes los necesitamos todos los días de la vida. Dios los ha consagrado a la Persona y a la Obra de Jesús, el Sumo y Eterno Sacerdote, el Salvador de todos. Ellos hacen actual, presente, la Persona de Jesús en el mundo.

La Madre de Jesús y Madre de la Iglesia es especialmente Madre de los sacerdotes, porque ve en ellos la Persona de su Hijo. Ellos, unidos a Jesús, anuncian el Evangelio, santifican con los Sacramentos y acompañan al Pueblo de Dios en su diario caminar hacia el Cielo.

FLOR: Reza un avemaría por los sacerdotes, para que sean santos.

Fuente: Estampa de María Auxiliadora, La Madre de Jesús Sacerdote -31

Diario de Santa Faustina (1273-453)


Jesús: "El alma que confía en mi misericordia es la más feliz porque yo mismo tengo cuidado de ella" (Diario 1273). "Le ofrezco mi confianza y le doy todo lo que pide" (Diario 453)

lunes, 13 de junio de 2016

Oremos por los religiosos y religiosas


Señor,

Aviva constantemente en las almas que llamaste a la vida religiosa el amor primero con que respondieron en entrega generosa.

A los que elegiste para la vida contemplativa confírmalos en su deseo de vivir solo en Ti y para Ti.

María y San Antonio de Padua, sacerdote


La Ecología tiene su patrono: San Francisco de Asís, franciscano. Un discípulo suyo fue San Antonio de Padua. Este, al hablar de la Virgen, usa comparaciones tomadas de las realidades naturales. La Ecología le sirve para dedicar bellas e inspiradas alabanzas a María.

Así habla San Antonio del Nombre de María: "Señora, tu Nombre es suspiro del alma, perfume de unción. El Nombre de María es alegría en el corazón, miel en la boca, melodía para los oídos".

San Antonio escribió esta inspirada oración a la Virgen: "Señora nuestra, única esperanza, ilumina nuestra mente con el esplendor de tu gracia, purifícala con el candor de tu pureza, cobíjala con el calor de tu presencia. Reconcílianos a todos nosotros con tu Hijo Jesús".

Fuente: Estampa de María Auxiliadora, La Madre de Jesús Sacerdote -21