sábado, 31 de diciembre de 2016

Pensamientos. Padre Pío


"Que el Niño Jesús te llene de sus carismas divinos, te colme todo del fuego de aquella caridad por la cual se hizo el más pequeño entre nosotros y te haga volver siempre un niño pequeño lleno de amabilidad, sencillez y amor". 
Padre Pío (Ep. IV, 867)

Cántico Dn 3, 67


Frío y bochorno, bendecid al Señor,
alabadlo y ensalzadlo por los siglos.

viernes, 30 de diciembre de 2016

Himno. Sagrada Familia



Era pobre y silenciosa,
pero con rayos de luz;
olor a jazmín y a rosa
y el Niño que la alboroza:
es la casa de Jesús.

Un taller de carpintero
y un gran misterio de fe;
manos callosas de obrero,
justas manos de hombre entero:
es la casa de José.

Había júbilo y canto;
ella lavaba y barría,
y el arcángel saludando
repetía noche y día:
"Casa del Ave María."

Familia pobre y divina,
pobre mesa, pobre casa,
mucha unión, ninguna espina
y el ejemplo que culmina
en un amor que no pasa.

Concede, Padre, Señor,
una mesa y un hogar,
amor para trabajar,
padres a quienes querer
y una sonrisa que dar.

Amén.

Oración por las vocaciones. JMOV 1994


¡Oh, Sagrada Familia de Nazaret!, comunidad de amor de Jesús,María y José, modelo e ideal de toda familia cristiana, a ti confiamos nuestras familias.
Abre el corazón de cada hogar con la fe, a la acogida de la palabra de Dios, al testimonio cristiano, para que llegue a ser manantial de nuevas y santas vocaciones.
 
Dispón el corazón de los padres para que, con caridad solícita, atención prudente y piedad amorosa, sean para sus hijos guías seguros hacia los bienes espirituales y eternos.

Suscita en el alma de los jóvenes una conciencia recta y una voluntad libre, para que, creciendo en sabiduría, edad y gracia, acojan generosamente el don de la vocación divina.

Sagrada Familia de Nazaret, haz que todos nosotros, contemplando e imitando la oración asidua, la obediencia generosa, la pobreza digna y la pureza virginal vividas en ti, nos dispongamos a cumplir la voluntad de Dios, y a acompañar con prudente delicadeza a cuantos de entre nosotros sean llamados a seguir más de cerca al Señor Jesús, que por nosotros “se entregó a sí mismo” (cf. Ga 2,20). Amén.

jueves, 29 de diciembre de 2016

¿Cómo hacer de la Navidad una escuela de oración? P. Evaristo Sada, L.C.

¿Cómo hacer de la Navidad una escuela de oración?

Monasterio de los Triunfos. Santísimo Sacramento
Monjas Clarisas Capuchinas
Alicante. España

La Navidad vivida con espíritu contemplativo puede ser una extraordinaria escuela de oración. Tenemos representaciones artísticas por todas partes: abundantes Belenes y postales de navidad con bellísimas figuras de María, José y el Niño Jesús en la cueva de Belén.

En nuestra casa en Roma la comunidad ha preparado un Belén muy hermoso. Ayer, día de Navidad, quise pasar un rato largo junto a Cristo Eucaristía y luego ante las figuras de la Sagrada Familia en el pesebre. Pedí al Espíritu Santo que al contemplar aquellas imágenes me concediera la gracia de conocerlo no según la carne, sino según el Espíritu (cfr. 2 Cor. 5,16) Le supliqué me ayudara a partir de la representación histórica para remontar hasta el misterio de la misericordia del Padre que "Tanto amó al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna" (Jn 3,14).

El Belén

Los sentidos exteriores me mostraban unas figuras: el Niño Jesús, la Virgen María, San José, los ángeles, los pastores... Cada una con sus gestos y actitudes, fruto de la oración del artista. Conmueve un Dios tan humilde, indefenso, desprovisto; suscita amor y ternura. María: engolfada en el misterio, llena de gratitud y alabanza. José, el hombre fiel, elegido para contemplar y custodiar a nuestro Redentor. Los pastores: representando a los pobres y sencillos que con corazón de niño son invitados a adorar al Hijo de Dios y a unirse al coro de los ángeles mientras los escuchan cantar "Gloria a Dios en el cielo y en la tierra..."

Dios invisible entra en el espacio de lo visible

San Agustín explica que "la Vida misma se ha manifestado en la carne, para que, en esta manifestación, aquello que sólo podía ser visto con el corazón fuera también visto con los ojos, y de esta forma sanase los corazones. Pues la Palabra se ve sólo con el corazón, pero la carne se ve también con los ojos corporales."

La encarnación es irrupción del Hijo de Dios en el mundo de la carne. Con la encarnación del Verbo, Dios invisible entra en el espacio de lo visible. Dios se deja ver, desvela su misterio. Y al hacer al hombre a su imagen y semejanza, nos da la capacidad para verlo y amarlo.

Las imágenes ayudan porque hacen visible el amor de Dios

La encarnación abre campo al arte cristiano en el mundo de la oración: el artista vuelca su contemplación en su obra y el orante puede volver a Dios a partir de la obra de arte.

Las imágenes ayudan porque hacen visible el amor de Dios. El orante es llevado por el Espíritu Santo a superar la temporalidad y a tratar de penetrar la profundidad del misterio que las figuras representan. El arte no nos ata a la carne sino que nos eleva a las realidades sobrenaturales. Nos conduce más allá de lo que los ojos y la imaginación son capaces de ver. El Espíritu Santo nos enseña un nuevo modo de ver lo invisible a través de lo visible.

El Espíritu Santo es indispensable

Cada representación de la cueva de Belén es escuela de oración porque te invita a permanecer largo rato delante de ella contemplando el amor del Padre desvelado en el misterio de la encarnación del Verbo, por la fuerza del Espíritu: "Quien me ve a mí, ve al Padre" (Jn 14,9) Y a través de la oración a partir de imágenes, el Espíritu Santo va haciendo su obra en nosotros, "nos vamos transformando en esa misma imagen cada vez más gloriosos: así es como actúa el Señor, que es Espíritu." (2 Cor: 3,18)

Esta forma de orar en Navidad puede aplicarse igual en Semana Santa y en cualquier momento que nos detengamos con calma y espíritu contemplativo ante una obra de arte que represente los misterios de la historia de la salvación. Eso sí, hace falta querer orar, darse el tiempo e invocar al Espíritu Santo.

Mis hermanos de comunidad me ayudan con su ejemplo. Acabo de estar un rato con Cristo Eucaristía y encontré allí a varios hermanos arrodillados o sentados delante del sagrario, con calma, celebrando la Navidad con quien más hay que celebrarla.


Monasterio de los Triunfos. Santísimo Sacramento
Monjas Clarisas Capuchinas
Alicante. España

Fuente: www.la-oracion.com P. Evaristo sada, L.C.

Jueves sacerdotal


Señor Jesús,

Tú enviaste a tus discípulos de dos en dos a los lugares a donde Tú querías ir,

haz que los misioneros se sientan respaldados por la oración de todos los fieles en su entrega a favor del evangelio.

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Pensamientos. Benedicto XVI



Que su nacimiento no nos encuentre ocupados en festejar la Navidad, olvidando que el protagonista de la fiesta es precisamente él.
Benedicto XVI

martes, 27 de diciembre de 2016

Oración por las vocaciones




SEÑOR JESÚS,

te pedimos que envíes a tu pueblo
los servidores que necesita.
Escoge de nuestras parroquias,
de nuestros hogares,
de nuestras escuelas y universidades
una abundante cosecha
de ardientes apóstoles para tu Reino:
sacerdotes, religiosos, religiosas,
diáconos, misioneros y
apóstoles seglares;
y haz que los llamados por Ti
nunca pierdan conciencia de la
grandeza y necesidad de su vocación.



¡Oh!, Virgen María,
Madre de la Iglesia,
enseña a decir a todos los llamados
por el Señor,
un sí con alegría,
como el que tú dijiste en la Anunciación.

Navidad y Gloria de Dios. P. Pedro Barrajón, L.C.

Navidad y Gloria de Dios

 


Reconozcamos la Gloria de Dios

En el tiempo de Navidad resuenan en nuestros oídos y en nuestros corazones las palabras del coro de los ángeles a los pastores de Belén: "Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor" (Lc 2, 14). En la Navidad hablamos mucho, -y con toda razón- de paz, pero a veces nos podemos olvidar de la primera parte del canto celeste: "Gloria a Dios en el cielo". La Iglesia nos habitúa a decir con frecuencia la doxología "Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo". En los domingos del año litúrgico se entona en la Misa el "Gloria", que recoge el canto de los ángeles. Pero corremos el riesgo de habituarnos a usar una palabra cuyo significado no entendemos bien.
¿Qué significa reconocer "la gloria de Dios"? Significa ante todo reconocer su grandeza, su majestad, su omnipotencia. La "gloria" divina es, según la etimología de la palabra, su "peso", lo que Dios es en su esencia e intimidad. Para el cristiano, que ha visto la gloria de Dios reflejada en el rostro de Cristo, la gloria divina se manifiesta en su amor: "Tanto ha amado Dios al mundo que le dio su Hijo único" (Jn 3, 16). El gran poder de Dios es su Amor, el hecho de que Él es Amor sustancial, podríamos decir. Por ello la tradición cristiana ha visto sobre todo en el momento de la cruz, junto con la encarnación, la gran manifestación de la gloria de Dios, el momento supremo de la manifestación de su amor misericordioso por nosotros. María, tanto en Nazaret, Belén como en el Calvario, es testigo privilegiado de esta glorificación, Ella que había hecho de su vida un perenne Magnificat, un continuo acto de glorificación de Dios.

Oración y gloria de Dios

La oración es un momento en el que tenemos que dar espacio a la contemplación de la gloria de Dios, de su amor infinito hacia nosotros. No puede ser la oración simplemente una lista de peticiones ni de intenciones, aunque esto es lícito y bueno. En la oración debemos aprender el arte de la adoración de la gloria de Dios, quedando extasiados con la contemplación de este amor. Glorificamos a Dios en la oración y reconocemos su gloria en la medida en que más nos parezcamos a Él por el amor. Amando somos capaces de ver la realidad y Dios mismo con un corazón nuevo. Somos capaces de penetrar su intimidad trinitaria, somos capaces de amar como nunca habíamos amado y de percibir su amor en un modo experiencial que llega a ser inefable.

La Navidad para el cristiano es...


El período de Navidad debe ser para el cristiano un período de serena contemplación de ejercicio de adoración, de glorificación del Dios Padre, del Hijo, del Dios Espíritu Santo. Será difícil buscar la paz verdadera si no tenemos el amor de Dios en el corazón, si no lo hemos contemplado, si no somos capaces de "pesar" la realidad con la balanza de Dios que es Amor.

Justamente los ángeles proclaman "la gloria de Dios" en el momento del nacimiento de Jesús porque en los llantos del Niño de Belén se manifiesta en modo maravilloso, sorprendente y misterioso el amor infinito de un Dios Amor que se hace Samaritano de la Humanidad doliente. "A quien nos ha amado así, ¿cómo no amarlo?", dice el canto de "Adeste fideles". Hagamos de la oración un ejercicio de glorificación de Dios y para ello pidamos que el Señor nos revele el secreto del amor, para que podamos amar en un modo semejante a como Él nos ha amado. Esto será posible con el compromiso de nuestra libertad, pero sobre todo con la ayuda de la gracia. Cada vez que contemplamos la gloria de Dios en la oración, Jesús nace en nuestra alma trayendo a ella el don del amor.
P.Pedro Barrajón, L.C


Fuente: www.la-oracion.com P. Evaristo Sada, L.C.

lunes, 26 de diciembre de 2016

Pensamientos. Padre Pío de Pietrelcina



Jesús Niño  sea la estrella que te guíe a través del desierto de esta vida" (AP)
P. Pío de Pietrelcina

Himno


Himno Laudes. 25 de diciembre
 
El corazón más perdido 
ya sabe que alguien le busca.
Hermanos, cantad conmigo:
"Gloria a Dios en las alturas."

 

domingo, 25 de diciembre de 2016

Laudes. Salmodia

 
"¿A quién habéis visto, pastores? Hablad, contádnoslo, ¿quién se ha aparecido en la tierra?" " Hemos visto al recién nacido y a los coros de ángeles alabando al Señor". Aleluya

Laudes. Invitatorio



A Cristo, que por nosotros ha nacido, venid, adorémosle.

sábado, 24 de diciembre de 2016

Diario de Santa Faustina (1442)

 


+Cuando vine a la Misa de Medianoche, una vez empezada la Santa Misa, me sumergí toda en un profundo recogimiento en el cual vi el portal de Belén lleno de gran claridad. La Virgen Santísima envolvía a Jesús en los pañales, absorta en gran amor; San José, en cambio, todavía dormía. Sólo cuando la Virgen colocó a Jesús en el pesebre, entonces la luz divina despertó a José que también se puso a orar. Sin embargo, un momento después me quedé a solas con el pequeño Jesús que extendió sus manitas hacia mí y comprendí que fue para que lo tomara en brazos. Jesús estrechó su cabecita a mi corazón y con una mirada profunda me hizo comprender que estaba bien así. En aquel momento Jesús desapareció y sonó la campanilla para la Santa Comunión. Mi alma se desmayaba de alegría. 
Diario de Santa Faustina (1442)

viernes, 23 de diciembre de 2016

Padre Justo LC: "Hacer del corazón la mejor cuna"

Pensamientos. Papa Francisco

Servir al Señor en los pobres


No tendremos títulos, créditos o privilegios para presentar. El Señor nos reconocerá si a su vez lo hemos reconocido en el pobre, en el hambriento, en quien pasa necesidad y es marginado, en quien sufre y está solo.

Papa Francisco. Audiencia general, 6 de agosto de 2014

jueves, 22 de diciembre de 2016

Misión del Japón. Madrid

 
Mártir franciscano de Pariacoto, Perú

Los misioneros siempre permanecen.
Alguien ha escrito que se dedican
a ayudar a los demás en zonas de dolor,
de miseria, de enfermedad,
de infinidad de necesidades espirituales y materiales.
Evidente: los misioneros no venden, ofrecen.
No juegan, se la juegan.
No explotan, siembran.
No castigan, liberan.
No cobran, pagan.
No asustan, consuelan.
No se marchan, permanecen.
 

Jueves sacerdotal

 Para que los pastores de la Iglesia, con profundo amor por su rebaño, acompañen su camino y animen su esperanza.

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Preparada para el Altísimo. San Bernardo

Preparada para el Altísimo


El único nacimiento digno de Dios era el procedente de la Virgen; asimismo, la dignidad de la Virgen demandaba que quien naciere de ella no fuere otro que el mismo Dios. Por esto, el Hacedor del hombre, al hacerse hombre, naciendo de la raza humana, tuvo que elegir, mejor dicho, que formar para sí, entre todas, una madre tal cual él sabía que había de serle conveniente y agradable.
Quiso, pues, nacer de una virgen inmaculada, él, el inmaculado, que venía a limpiar las máculas de todos. Quiso que su madre fuese humilde, ya que él manso y humilde de corazón, había de dar a todos el ejemplo necesario y saludable de estas virtudes. Y el mismo que ya antes había inspirado a la Virgen el propósito de la virginidad y la había enriquecido con el don de la humildad le otorgó también el don de la maternidad divina. De otro modo, ¿cómo el ángel hubiese podido saludarla después como llena de gracia, si hubiera habido en ella algo, por poco que fuese, que no poseyera por gracia? Así, pues, la que había de concebir y dar a luz al Santo de los santos recibió el don de la virginidad para que fuese santa en el cuerpo, el don de la humildad para que fuese santa en el espíritu.
San Buenaventura. Sobre las excelencias de la Virgen Madre


martes, 20 de diciembre de 2016

¡Quiero ser sacerdote! Alberto Orozco

Pensamientos. Francisco Cerro Chaves




No existe más receta para orar, que lanzarse en fe a los brazos del Padre.
No es cuestión de técnica sino de amor;
es más bien presentar a Dios nuestra pobreza,
haciendo silencio en tu corazón.
No seremos hombres y mujeres de oración mientras no estemos ratos largos "a solas, con quien sabemos que nos ama".
El Señor irá transformando tu corazón en corazón orante.
Vive en la paz del que se siente amado.
No compliques tu oración con razonamientos estériles;
sencillamente, ábrete a lo inesperado de Dios,
sin más fuerza que la que brota del amor del Corazón de Cristo.
 Francisco Cerro Chaves

lunes, 19 de diciembre de 2016

Dios escucha la oración de los niños

Dios escucha la oración de los niños

En aquel tiempo, tomando Jesús la palabra, dijo: "Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito" (Mt 11, 25-26)


"El despreciado de este mundo es el preferido del Dios amor"

Gustavo Gutiérrez

Pensamientos. San Francisco de Sales


Que vuestra piedad sea dulce, suave, agradable, pacífica, muy sincera, que se haga amar de Dios y de los hombres.

San Francisco de Sales

domingo, 18 de diciembre de 2016

Oración para los enfermos




Su Misa, nuestra Misa. Si tú sufres y tu sufrir es tal que te impide toda actividad, acuérdate de la Misa. 
En la Misa, hoy como entonces, Jesús no trabaja, no predica: Jesús se sacrifica por amor. 
En la vida se pueden hacer muchas cosas, decir muchas palabras; pero la voz del dolor, quizá sorda y desconocida para los demás, del dolor ofrecido por amor, es la palabra más fuerte: la que hiere al Cielo. 
Si sufres, sumerge tu dolor en el suyo: di tu misa. Y si el mundo no comprende estas cosas, no te turbes; basta con que te comprendan Jesús, María, los santos. 
Vive con ellos y deja que corra tu sangre en beneficio de la humanidad: ¡como Él! ¡La Misa! 
¡Demasiado grande para ser comprendida! 
Su Misa, nuestra Misa. 

Chiara Lubich

La limosna

La limosna


En cambio, sé generoso con el humilde,
y no le hagas esperar por tu limosna.
Si quieres cumplir el mandamiento, acoge al indigente,
y, según su necesidad, no le despidas con las manos vacías.
Por el hermano y el amigo pierde tu dinero,
que no se te enroñe inútilmente bajo una piedra.
Utiliza tus bienes según los preceptos del Altísimo,
y te dará más provecho que el oro.
Guarda las limosnas en tus graneros,
y ellas te preservarán de todo mal.
Mejor que escudo recio o pesada lanza,
ellas combatirán por ti frente al enemigo. 

(Si 29,8-13)

sábado, 17 de diciembre de 2016

La justicia divina


No trates de sobornar al Señor, porque no lo aceptará;
no te apoyes en sacrificio injusto,
porque el Señor es juez,
y no tiene en cuenta el prestigio de las personas.
No hace acepción de personas en perjuicio del pobre,
pero escucha la oración del oprimido.
No desdeña la súplica del huérfano,
ni el lamento de la viuda.
Las lágrimas que corren por las mejillas de la viuda
son su clamor contra quien las provocó.
Quien sirve de buena gana, es bien aceptado,
y su plegaria sube hasta las nubes.
La oración del humilde atraviesa las nubes;
hasta que no llega a su término, él no se consuela.
No desiste hasta que el Altísimo le atiende,
hasta que juzga a los justos y les hace justicia.
El Señor no tardará,
ni tendrá paciencia con los impíos,
hasta quebrantar los lomos de los despiadados
y tomar venganza de las naciones,
hasta exterminar a los soberbios
y quebrar el cetro de los injustos,
hasta pagar a cada cual según sus acciones,
las obras de los hombres según sus intenciones,
hasta hacer justicia a su pueblo
y alegrarles con su misericordia.
Buena es la misericordia en tiempo de desgracia,
como nubes de lluvia en tiempo de sequía.

(Si 35, 14-24)

Los sábados con la Virgen María. Oración a la Virgen de Guadalupe


Oración de Adviento



CONCÉDENOS, Padre del Cielo, que, al celebrar el nacimiento de Jesús, nazca Él en nuestros corazones y vayamos creciendo en la semejanza del Hijo de Dios que por nosotros se hizo Hijo del Hombre.

Fuente: Oraciones para niños SM

viernes, 16 de diciembre de 2016

Dios escucha la oración de los olvidados

Dios escucha la oración de los olvidados

En aquel tiempo, tomando Jesús la palabra, dijo: "Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito" (Mt 11, 25-26)




"El despreciado de este mundo es el preferido del Dios amor"

Gustavo Gutiérrez

jueves, 15 de diciembre de 2016

Oración de Adviento. Jesús pronto es Navidad



Jesús, pronto es Navidad. Esperamos tu llegada, queremos contemplarte, ver tu rostro como Moisés, te esperamos, despiertos como Samuel, cantando himnos y salmos como David, atentos y disponibles como María. Con Juan Bautista, queremos preparar el camino, allanar los senderos y velar, despiertos como el centinela. Amén

Fuente: www.la-oracion.com P. Evaristo Sada, L.C.

Jueves sacerdotal



A todos los sacerdotes, dales fidelidad a Ti y a tu Iglesia, Señor

martes, 13 de diciembre de 2016

Oración por la familia




Oh Dios, Padre de todas las familias,
haz a nuestra familia parecida a la Familia en la que Jesús creció,
y a nuestra casa como su casa, 
donde cuidemos unos de otros
y sepamos compartir nuestras cosas, 
para que todos tengan lo necesario. 
Enséñanos lo que debemos hacer cuando sentimos la envidia, o cuando sólo queremos lo nuestro o no ayudamos a nadie.

Bendice, Señor Jesús, a mis padres y a todos los que
me quieren, y guárdame a mí. Hazme cariñoso con ellos,
educado y obediente, y que sepa ayudar y ser amable.

Te doy gracias, Señor, porque todo el que te ama pertenece a tu familia. 
Tú eres nuestro Padre, nosotros somos tus hijos.
gracias, oh Dios, por tu familia en el mundo entero.
Gracias por nuestros hermanos y hermanas de toda la tierra.

Oraciones para niños SM

Oración por la santificación de los sacerdotes




Corazón Sacratísimo de Jesús,
dadnos sacerdotes santos.
Para afirmar y aumentar nuestra fe,
dadnos sacerdotes santos.
Para alentar nuestra esperanza,
dadnos sacerdote santos.
Para hacer más fecunda nuestra caridad,
dadnos sacerdotes santos.
Para ayudarnos en la práctica de todas las virtudes,
dadnos sacerdotes santos.
Para que todas las gentes conozcan tu santa doctrina,
dadnos sacerdotes santos.
Para combatir el error,
dadnos sacerdotes santos.
Para mejorar las costumbres,
dadnos sacerdotes santos.
Para desterrar los vicios.
dadnos sacerdotes santos
Para cristianizar la sociedad y la familia, hoy tan paganizadas,
dadnos sacerdotes santos.
Para sostener tu Iglesia,
dadnos sacerdotes santos.
Para dirigir nuestras almas,
dadnos sacerdotes santos.
Para enseñar las riquezas de tu Sagrado Corazón,
dadnos sacerdotes santos.
OREMOS
Oh Dios, que para gloria de tu Majestad y salvación del humano linaje constituiste a tu Unigénito Hijo Sumo y eterno Sacerdote, haz, te rogamos que aquellos a quienes El escogió por ministros y dispensadores de sus ministerios sean hallados fieles en el cumplimiento del ministerio que les está confiado. Por el mismo Jesucristo, Señor nuestro.
Amén.

lunes, 12 de diciembre de 2016

Pensamientos. Padre Pío


 
Rogad por los malos, rogad por los fervorosos, rogad por el Sumo Pontífice y por todas las necesidades espirituales y temporales de la santa Iglesia, nuestra tiernísima madre; y elevad una súplica especial por todos los que trabajan por la salvación de las almas y por la gloria del Padre celestial (Epist. II, p. 70)
Padre Pío de Pietrelcina

¿No estoy yo aquí? P. Alejandro García L.C.

domingo, 11 de diciembre de 2016

Oración para Adviento




Mi espíritu y mi corazón están alerta como los ojos del centinela.
Estoy esperando. Te busco, Señor. Estoy en vela. ¡Es adviento!
Te busco en la oración y Tú me abres, Señor, como un amigo 
siempre presente, cuando se llama a la puerta.
Te busco en el Evangelio y Tú te acercas, Señor, como un amigo 
siempre presente, cuando se le pide luz para atravesar la noche.
Te busco en la Eucaristía, con los otros cristianos,
y por tu Palabra y tu Pan vienes a mí, Señor, como un amigo
siempre dispuesto a ofrecer lo mejor que tiene.
Te buscamos cada día y te vemos, Señor,
donde se siembra la alegría,
donde se elimina la mentira, donde se suprime la injusticia.
Para encontrarte, Señor, ¡hay que estar en vela!
Tú estás a la puerta y llamas.
Llamas al espíritu y al corazón.

Fuente: www.la-oracion.com P. Evaristo Sada, L.C.



11 de diciembre. Santa Maravillas de Jesús


Nuestros sufrimientos los encauza el Señor hacia donde quiere y, por un lado o por otro, siempre dan su fruto (C 5329)

Santa madre Maravillas de Jesús

sábado, 10 de diciembre de 2016

Oración



SEÑOR, aquí está mi libro de la Biblia, aquí está mi cuarto tranquilo, y este rato en silencio. Y aquí estoy yo. Abre mis ojos, abre mi espíritu, abre mi corazón, y háblame.

Fuente: Oraciones para niños SM

Himno del Adviento. Liturgia de las Horas




María, Virgen del Adviento,
esperanza nuestra,
de Jesús la aurora,
del cielo la puerta.
Madre de los hombres,
de la mar estrella,
llévanos a Cristo,
danos sus promesas.
Eres, Virgen Madre,
la de gracia llena,
del Señor la esclava,
del mundo la reina.
Alza nuestros ojos
hacia tu belleza,
guía nuestros pasos
a la vida eterna.
Amén

viernes, 9 de diciembre de 2016

Concurso. Dibuja al Papa Francisco


Oración por las vocaciones. Benedicto XVI


Oh, Padre, haz que surjan entre los cristianos numerosas y santas vocaciones al sacerdocio, que mantengan viva la fe y custodien la seductora memoria de tu Hijo Jesús mediante la predicación de su Palabra y la administración de los sacramentos, con los que tú renuevas continuamente a tus fieles.

Danos santos ministros de tu altar, que sean solícitos y fervorosos custodios de la Eucaristía, sacramento del don supremo de Cristo para la redención del mundo. Llama a ministros de tu misericordia que, mediante el sacramento de la Reconciliación, esparzan la alegría de tu perdón.

Haz, oh, Padre, que la Iglesia acoja con gozo las numerosas inspiraciones del Espíritu de tu Hijo y fortalece a los obispos, los sacerdotes, los diáconos, los consagrados y todos los bautizados en Cristo para que cumplan fielmente su misión al servicio del Evangelio.

Te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor. Amén.

¡María, Reina de los Apóstoles, ruega por nosotros!

Benedicto XVI